Darwin en el supermercado

darwin-supermercado¿Pueden explicar las teorías de Charles Darwin sobre la evolución por qué nos cruzamos de brazos al mantener una conversación? ¿Por qué dejamos propinas? ¿O por qué tenemos todos los seres humanos pensamientos "paranoides"? ¿Incluso aclarar si tiene algún sentido el dolor a pesar de que destroza la vida de muchas personas?

"Darwin veía el mismo mundo que todos nosotros, pero lo observaba a través de unas lentes que le ayudaban a percibir y a comprender mucho más que cualquier otra persona", escribe el biólogo y divulgador Mark Nelissen, que en las páginas de su nuevo libro Darwin en el supermercado (Ariel, 2013) nos enseña a colocarnos las gafas del bueno de Charles y a observar y percibir "cosas que no están a la vista de cualquiera". Por ejemplo, el "efecto espejo", que nos hace sincronizar e imitar inconscientemente los gestos de quien tenemos delante cuando manifestamos simpatía hacia sus ideas o su comportamiento. O cómo la felicidad se contagia del mismo modo que la gripe. Incluso por qué la evolución "engorda" y qué hace que los altos son más felices.

Una amalgama de conceptos sobre la evolución de la conducta social y del cerebro humano magistralmente combinados con anécdotas cotidianas (y divertidas) que harán que el lector empieza a ver a Charles Darwin por todas partes.

 

Etiquetas: cerebroevoluciónlibros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar