5 rincones románticos para perderse en Europa

En esta ocasión te proponemos una serie de escapadas románticas para ocasiones especiales. Comienza nuestro periplo por Europa.

 

La magia de la Isla de Ré

 

Es probable que podamos encontrar rincones románticos en casi cualquier sitio. Nosotros hemos seleccionado 5 de entre la multitud de lugares en los que poder soñar en compañía. La Isla de Ré (Francia), por ejemplo, con las mismas horas de Sol que la Costa Azul, es un enclave fantástico en el Océano Atlántico frente a La Rochelle. Es un destino turístico harto conocido que durante el verano puede llegar a contar con más de 150.000 personas. En otoño e invierno, sin embargo, descubriremos la tranquilidad de una isla de 30 kilómetros de largo que podremos recorrer encima de una bicicleta. No en vano, los habitantes de la Isla de Ré no suelen utilizar vehículos para sus desplazamientos, sino que lo hacen por las múltiples vías o carriles bici. Recomendación: probar las ostras y el pescado fresco.

 

En el corazón de Roma

 

En nuestras escapadas románticas favoritas, la ciudad de Roma conforma nuestra siguiente parada. El centro histórico de Roma, que es patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1980, abarca un amplio conjunto de escenarios fascinantes para compartir con nuestra pareja. Desde las murallas aurelianas a las murallas del Janículo, nos podremos perder por la Plaza de Navona, la conocida Fontana di Trevi, el Coliseo, la Basílica de Santa María la Mayor o recorrer los jardines de Villa Borghese. Recomendación: Volver.

 

 

Entre las montañas

 

Nos adrentramos en la región montañosa de Sauerland en Alemania para llegar hasta Sundern. De entre las características de esta región alemana destacan sus paisajes montañosos, algunos deshabitados y su alto nivel de forestación. Conectados mediante el aeropuerto de Dortmund, una vez aterricemos en este lugar sus villas y sus bosques nos harán sentir la libertad y la paz de un enclave más que espectacular. Recomendación: recorrer sus caminos y visitar la Schomberg Observation Tower harán de tu escapada un viaje inolvidable.

 

 

Un remanso de tranquilidad

 

Si no quieres salir de España, Castellón de la Plana en la Comunidad Valenciana tiene uno de esos rincones de paz junto al mar al que pocos podrán resistirse. Esta ciudad, al este de la península ibérica, está rodeada por varias sierras en el interior y 10 kilómetros de costa bañada por el Mar Mediterráneo al este. Una zona tranquila que carece de temperaturas extremas, por lo que la escapada puede realizarse en cualquier época del año. Recomendación: probar las actividades deportivas de sus playas.

 

 

Cannes, la ciudad del cine

 

Esta ciudad ubicada en los Alpes Marítimos nos hará transportarnos a uno de los rincones más cinematográficos del planeta. Sede del festival europeo de cine internacional Cannes, la urbe cuenta con un clima mediterráneo y hasta 12 horas de sol durante el verano; en invierno, afortunadamente, su clima es también moderado y rara vez suele llover. Este buen clima anima a conocer sus museos, su música, sus villas e incluso acercarnos a la historia de El hombre de la máscara de hierro, que estuvo 11 años, allá por el siglo XVII, en la prisión de la Isla de Santa Margarita. Recomendación: si os gusta el cine, acudir en mayo, fecha del Festival de Cannes.

 

La brisa de Cerdeña

 

Si quieres compartir sueños e ilusiones al borde de la playa, la isla de Cerdeña es un escenario ideal. En el centro del mar Mediterráneo occidental encontraremos playas paradisíacas como la Pelosa, en Stintino con aguas cristalinas, arena blanca y múltiples matices de colores en sus aguas. Si también quieres empaparte de su historia, recuerda que Cerdeña estuvo habitada por una civilización prehistórica de las que quedan monumentos megalíticos (nuragas). Recomendación: Un lugar idóneo para sacar la postal perfecta.

 

MuyInteresante para Weekendesk

 

Etiquetas: publirreportaje

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar