¿Es cierto que Buda estaba gordo?

Su representación está asociada a la felicidad.

También te puede interesar: Humor y filosofía, por fin juntos

Siddharta Gautama, el personaje histórico conocido como Buda, abandonó siendo joven su rango principesco para vivir como un mendigo y asceta, así que no es nada probable que sufriera un problema de sobrepeso.

El famoso "buda gordo y calvo" popularizado por multitud de estatuillas representa a un monje budista del siglo X –posterior en 1.500 años al fundador de esta doctrina filosófica y religiosa– llamado Hotei, célebre por su bondad afable.

Parece ser que también era conocido como Bu-Dai o Budai, o quizás su nombre se pronunciaba así, por lo que se fue creando una homofonía con el nombre de Buda. Budai nació en la costa este de China, en Zhenjiang, y practicaba el zen, la doctrina que surgió en este país mezclando budismo y taoísmo.

Todas las estatuas de Buda coinciden en mostrarlo con una enorme sonrisa, por lo que ha llegado a ser una deidad asociada a la felicidad

La popularidad de este icono proviene, por tanto, de China, donde el “buda gordo” se ha convertido en la efigie más habitual para mostrar a Maitreya, el personaje que en la teología tradicional de su fe vendrá al mundo para convertirse en el futuro Buda, tras un proceso de iluminación similar al del propio Siddharta.

Existen no pocas variaciones de la figura: a menudo se le muestra cargando un saco, que alude a su escasez de pertenencias; a veces lleva el rosario budista al cuello, y también en muchas ocasiones está rodeado de niños que lo adoran. Pero el rasgo en que siempre coinciden todas las estatuas es en mostrarle con una perenne sonrisa, por lo que ha llegado a ser una deidad asociada a la felicidad.

Etiquetas: culturahistoriaobesidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS