¿Cómo se practica el sandboard?

Solo se necesitan tres cosas: una tabla, arena y valor.

También te puede interesar: ¿Cómo es una tabla de snowboard?

El sandboard consiste en descender por dunas (aunque también se practica en laderas arenosas) deslizándose sobre una tabla igual que las de snowboard o muy parecida a estas, pero con características propias que las adaptan al terreno. 

Este deporte es hijo de la frustración: se atribuye su invención a surferos de la Isla Santa Caterina (Brasil) que, a mediados de los 80, buscaron un entretenimiento para los días en que las condiciones del mar y el clima no les permitían disfrutar de las olas, aunque algunos aficionados aseguran que este arenoso deslizamiento ya se practicaba en EE.UU. en la década de los 70. 

Existen dos formas de hacer sandboard: tumbado sobre la tabla o en pie. En la primera modalidad se utiliza una tabla especialmente pulida que permite alcanzar respetables velocidades que ciertos practicantes cifran en más de 80 km/h, en el caso de atreverse con grandes dunas como las de Swakopmund, en Namibia. 

La segunda puede llevarse a cabo con el mismo equipamiento del snowboard y guarda similitud con el surf. Y también hay quien se lanza con un simple cartón... Los expertos aconsejan que la base de la tabla sea de un material plástico llamado formica, que ha de untarse de cera o parafina antes de cada descenso; este debe realizarse siempre por la zona de arena que muestre mayor firmeza. 

Los más osados se atreven con una variante: deslizarse agarrados a una barra de dirección sujeta a un vehículo todoterreno 4x4, lo que posibilita saltos y acrobacias. En España hay lugares óptimos para el sandboard, entre ellos el Cabo de Gata (Almería), las dunas de Guardamar del Segura (Alicante) o las de Maspalomas (Gran Canaria).

Etiquetas: culturacuriosidadesdeporte

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS