Vestigios de ritos sangrientos entre los mayas

El hallazgo se realizó en un templo del yacimiento de Zacpetén (Guatemala).

Un estudio publicado por arqueólogos de la Southern Illinois University en la revista Journal of Archeological Science revela que posiblemente los mayas llevaban a cabo rituales sangrientos para alimentar a sus dioses y obtener así una especie de “fuerza vital”.

 

Los expertos se basan en los restos de sangre humana hallados en una punta de flecha de obsidiana (una piedra volcánica), datada hace alrededor de 500 años. El hallazgo se realizó en un templo del yacimiento de Zacpetén (Guatemala).

 

Según el análisis de estos vestigios, la víctima propiciatoria –que posiblemente se presentó voluntaria y sobrevivió al trance– habría recibido una incisión en la lengua, los genitales o el lóbulo de la oreja. Los investigadores han usado una técnica llamada contrainmunoelectroforesis, gracias a la cual encontraron e identificaron restos de sangre en 25 puntas de flecha, la mayoría perteneciente a animales: roedores, pájaros, conejos y felinos.

 

Sin embargo, dos de las muestras procedían de humanos, y una de ellas sugiere que pudo utilizarse para desangrar a una persona, la prueba de que los mayas realizaban este tipo de ceremonias. Como explica Nathan Meisser, investigador de la Southern Illinois University, lo hacían ”para conectar la fuerza vital de las futuras generaciones con la de sus ancestros”.

Etiquetas: anécdotas históricashistoria

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar