Todo el mundo baila al mismo ritmo, sea del país que sea

Científicos constatan que la finalidad de la música es unir a las personas.

También te puede interesar: Las tres revoluciones de la música pop, a la luz de la ciencia

 

Una nueva prueba de que el lenguaje de la música y todo lo relacionado con ella es universal. Un equipo de científicos de las universidades de Exeter (Reino Unido) y Tokio (Japón) ha concluido que las canciones de todo el mundo comparten características que permiten la coordinación en situaciones sociales y que fomentan la unión grupal; esto es, existen rasgos comunes en todas las músicas y bailes del mundo. El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

 

Los investigadores analizaron 304 grabaciones de música de distintos estilos y procedencias con el fin de localizar los rasgos comunes que compartían entre ellas. A pesar de que no descubrieron características universales absolutas, sí que identificaron docenas de elementos constantes en la mayoría de las canciones, sin importar de la región del planeta de donde procediera la música. Esos rasgos comunes estuvieron asociados al tono y al ritmo de la canción, además del contexto social de todas las melodías.

 

Así, en las canciones procedentes de América del Norte, América Central y del Sur, Europa, África, Oriente Medio, Asia Meridional, Asia Oriental, Sudeste de Asia y Oceanía (todo el planeta), los ritmos de 2 o 3 tiempos aparecían en todas ellas.

 

Nuestros hallazgos ayudan a comprender por qué los humanos hacen música. Los resultados muestran que las características más comunes observadas en la música de todo el mundo permiten a las personas coordinar sus acciones, lo que sugiere que la función principal de la música es unir a las personas y grupos sociales”, explica Thomas Currie, coautor del estudio.

 

La música es, según concluye el trabajo, un fenómeno social: “en los viejos tiempos, los occidentales creían que las escalas occidentales eran universales. Pero luego, cuando nos dimos cuenta de que otras culturas tenían ideas muy diferentes sobre las escalas, algunos concluyeron que no había nada universal en la música. Ahora hemos demostrado que, a pesar de su gran diversidad superficial, la mayor parte de la música del mundo se compone en realidad a partir de elementos básicos muy similares y realiza funciones muy parecidas, que giran principalmente en torno a unir a las personas”, aclara Pat Savage, líder del estudio.

 

Etiquetas: cultura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar