Hallan el hacha más antigua conocida en Australia

Esta hacha de piedra sería 10.000 años más antigua que la más arcaica descubierta hasta ahora y la primera conocida a la que se le añadió un mango.

También te puede interesar: La revolución neolítica cambió el ADN de los europeos

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional Australiana ha anunciado el hallazgo de un fragmento de un hacha de piedra de entre 46.000 y 49.000 años de antigüedad. Aunque las primeras herramientas líticas se desarrollaron hace más de dos millones de años, estaban pensadas para ser sujetadas directamente con las manos. Por el contrario, esta hacha ya presentaba un mango, lo que, según estos científicos, la convierte, en sentido estricto, en el dispositivo de este tipo más arcaico conocido.

La pieza fue recuperados en los años 90 junto a otros restos en un yacimiento del Parque nacional de la garganta de Windjana, en la región de Kimberley, al oeste de Australia, pero pasó inadvertida hasta 2014, cuando se hizo un estudio a fondo de todo ello. La arqueóloga Susan O’Connor, de la Facultad de Cultura, Historia y Lenguaje de la citada institución, que ha coordinado a este grupo de expertos, asegura que el hacha de la que procede se construyó en la misma época en la que los humanos se instalaron por primera vez en esta zona del mundo.

“Sabemos que este tipo de hachas existía en Japón hace 35.000 años, pero, en general, su uso no se extendió en el resto del globo hasta la introducción de la agricultura, hace algo más de 11.000 años”, indica O’Connor. “Esto demuestra que la tecnología de los primeros aborígenes no era tan rudimentaria como se ha venido sugiriendo. No se han encontrado indicios de la existencia de estos artefactos en las islas más septentrionales, por las que aquellos pasaron antes de alcanzar Australia. Es una innovación que se realizó aquí”, recalca.

"Cuando los humanos llegaron a Australia empezaron a experimentar nuevas técnicas que les permitieran aprovechar mejor los recursos disponibles"

El análisis del fragmento ha revelado que proviene de un hacha tallada en basalto. Esta fue pulida a conciencia frotándola con otra más blanda, probablemente arenisca. Así, se podría haber usado en la fabricación de lanzas o incluso para talar árboles.


El profesor Peter Hiscock, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Sídney, que también ha participado en el estudio, añade que “como no se han descubierto herramientas similares en el sudeste asiático datadas en el último periodo glacial, este hallazgo nos muestra que cuando los humanos llegaron a Australia empezaron a experimentar nuevas técnicas que les permitieran aprovechar mejor los recursos disponibles”.

No obstante, este conocimiento, que surgió en la zona norte de la isla, caracterizado por un clima tropical, no acompañó a aquellos individuos cuando estos se dirigieron al sur. Puede que la colonización fuese llevada a cabo por diferentes grupos, o quizá esta tecnología se abandonó cuando penetraron en los desiertos y las zonas boscosas meridionales.


Imagen: Stuart Hay / Universidad Nacional Australiana

Etiquetas: prehistoriatecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar