Toponimia espacial

depalabras340Los investigadores norteamericanos de la NASA a cargo del vehículo Opportunity, que ha estado explorando Marte, bautizaron como Cercedilla, Guadarrama y Madrid a tres rocas del cráter Victoria, situado en la superficie del planeta rojo. La razón, según explicaron, es que, cuando encuentran coincidencias geológicas entre lugares marcianos y otros de la tierra que se los recuerdan, les ponen su nombre.

Y es que los hombres de ciencia son gente sensible para las denominaciones. En la Luna hay un mar del Néctar, otro de Espuma, otro de la Serenidad y otro de la Tranquilidad, en el que alunizó el Apolo XI en julio de 1969. También hay unos montes Apeninos, Pirineos y Alpes, y cráteres a los que se pusieron nombres de científicos famosos, como Keppler, Copérnico y Platón. A los investigadores les sirven para situarse en los mapas y reconocer en las fotos determinados puntos de referencia.

En Marte también se han empleado nombres de científicos o escritores célebres para bautizar determinados accidentes del terreno, como los cráteres a los que se ha llamado Carl Sagan o Eugene Shoemaker, el descubridor del cometa homónimo. Una buena fuente de inspiración son los barcos que protagonizaron grandes exploraciones; así, el Endeavour del capitán Cook sirvió para nombrar cierto cráter marciano, mientras que otro ha sido bautizado Endurance, en recuerdo del explorador polar Shackleton.

Tampoco faltan los nombres de animales, como la duna de la Serpiente, la roca de Diente de tiburón o aquella que cobró una repentina popularidad durante la misión Pathfinder en 1997: se trataba de una formación en la que los científicos descubrieron el perfil del Oso Yogui, y que decidieron llamar precisamente con el nombre de ese personaje de los dibujos animados.

 

 

Jesús Marchamalo

Etiquetas: MarteNASA

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar