Telegramas caros y baratos

Telegramas caros y baratosParece ser que la telegrafía está condenada a desaparecer; el auge de los correos electrónicos y los mensajes de texto a través del teléfono móvil va a acabar con los románticos telegramas. Nacida en 1844, su funcionamiento se basaba en la transmisión de un impulso eléctrico que combinaba sonidos cortos, llamados puntos, y largos, rayas, según un código ideado por el inventor y pintor estadounidense Samuel Morse, en el que la raya equivalía exactamente a la duración de tres puntos.

Los telegramas se cobraban por palabras, de modo que en su redacción se evitaban artículos, preposiciones y otras partículas aparentemente superfluas del idioma para abaratar costes. Tampoco existían signos de puntuación, que se sustituían por la palabra STOP, que era gratis, y que cerraba cada una de las frases. Esta política de ahorro acabó por crear un lenguaje específico, y fue motivo de curiosos malentendidos, como aquel mensaje telegráfico que recibió Eva Perón, de viaje por España: "Evita besos y abrazos", decía. Nunca se supo si lo que le llegó fue un saludo cariñoso o una advertencia. En un antiguo vademécum para oficinistas publicado a principios del siglo XX se explican algunas características curiosas de los telegramas y de los cómputos de palabras. Por ejemplo, a efectos contables, una palabra podía tener un máximo de 15 letras (10 en transmisiones internacionales), y a partir de ahí el resto contaba como otra palabra. De modo que "extraparla mentario" son dos palabras en el lenguaje de los telegrafistas.

Algo parecido ocurría con los números, que a partir de cinco cifras se contabilizaban como dos. Hay que aclarar que, en este caso, puntos, comas y rayas de división sí se escribían, y que contaban también como cifras, de modo que 752,9 era una palabra, pero 752,94 eran dos. Al final, el libro invitaba al oficinista a tener cuidado con la elección porque, dependiendo de cómo se contaran las cosas, podía conseguir ahorrar. Por ejemplo, "20 pesetas 40 céntimos" son cuatro palabras, mientras que "20,40 pesetas" es lo mismo y son dos.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar