¿Son útiles las oficinas de empleo?

Las oficinas del Servicio Público de Empleo tienen dos objetivos: por un lado, facilitar la colocación de los desempleados y, por otro, pagar a aquellas personas que han perdido su trabajo. Tras el proceso de transferencias, de la primera parte se ocupan las respectivas autonomías y, de la segunda, el Estado (el INEM). ¿Pero lo consiguen? O dicho de otra forma: ¿Alguien encuentra trabajo gracias a sus gestiones? Sí, pero muy pocos: sólo 7 de cada 100 colocados. Y todo porque los parados se muestran escépticos a la hora de que las administraciones públicas les solucionen la papeleta. Además, los empresarios recurren raramente a ellas para intentar cubrir sus vacantes.

Tampoco es una puerta para quienes buscan su primer empleo, ya que el porcentaje de colocación de aquellas personas que nunca antes han trabajado es sólo del 5%.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar