¿Qué simbolizan los colores litúrgicos?

Hay vestimentas litúrgicas que son siempre del mismo color, pero la casulla sí que cambia según la celebración que vaya a realizar el sacerdote.

- Blanco: es un color que simboliza la luz, la inocencia y la alegría. Por eso se usa en el Bautismo, la Confirmación, la Eucaristía, el Matrimonio, en las fiestas de la Virgen y de los santos que no derramaron sangre, y en el entierro de los niños.
- Verde: al ser el símbolo de la esperanza, los sacerdotes lo utilizan el domingo después de Epifanía y en Pentecostés.
- Encarnado: se lleva en las misas del Espíritu Santo y en las fiestas de los mártires. Es el color que representa el fuego, el amor y la sangre.
- Morado: indica penitencia y humildad y se emplea durante el Adviento, la Cuaresma, las Vigilias y en el día de los Santos Inocentes. También se usa en la administración de la Extremaunción.
- Rosa: los oficiantes sólo se lo ponen el tercer domingo de Adviento y el cuarto de Cuaresma. En la antigüedad, el Papa bendecía la rosa de oro y la donaba al príncipe más estimado de la Iglesia.
- Negro: representa el luto y la tristeza. Únicamente se pone el día de Viernes Santo y en las misas de difuntos.
- Azul: simboliza la pureza. Por un privilegio especial, nuestro país puede utilizarlo el día de la Inmaculada Concepción y durante los 7 días siguientes.


SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.