¿Qué es la posición "L"?

No se trata de una sofisticada postura sexual, sino de una estrategia habitual de la policía y el personal de seguridad que se utiliza cuando es necesario inspeccionar y, probablemente, detener a una persona. Por principio, un sospechoso debe ser siempre revisado por dos agentes que se colocan de manera que formen una "L". La persona retenida debe quedar en el punto donde confluyen las dos líneas imaginarias de esta letra. Para conseguirlo, cada agente se sitúa en los extremos de la "L". Uno de los policías queda más cerca del sospechoso que el otro y es el encargado de interrogarle y pedirle la documentación. La misión del otro es cubrir a su compañero, evitar una fuga y mantener la situación bajo control. Es una posición que todos los policías dominan.






Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar