¿Por qué llamamos pelotas a los testículos?

Alojados en una bolsa protectora que se conoce como escroto, los testículos constituyen las gónadas masculinas. En su interior, se fabrican los espermatozoides y se sintetiza la testosterona, la principal hormona masculina. Normalmente, son dos, aunque en situaciones anormales puede existir un único testículo (monorquidia) o  faltar lo dos (anorquia).

Las gónadas masculinas tienen forma ovalada y alcanzan el tamaño de aceitunas grandes; en los adultos, pueden medir entre 4 y 8 centímetros de longitud y de 2 a 4 centímetros de ancho.

Su aspecto, unido al hecho de que tiene cierta movilidad -los músculos cremáster de la pared del escroto hacen que asciendan hacia el cuerpo para aumentar su temperatura o protegerlos ante situaciones de peligro-, explica los diferentes apelativos con los que se conocen los testículos en el lenguaje coloquial de los países hispanohablantes. Posiblemente el sinónimo más popular que alude al aspecto testicular sea el de pelotas, pero también se escuchan vocablos como bolas, canicas, huevos, cocos, nueces, ciruelotes, aceitunas, güitos, higos, aguacates, pompones, cascarones, albóndigas, balines y kinders.
.


 

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar