Idiomas inventados


Idiomas inventados Se calcula que a lo largo de la historia se han inventado no menos de 700 idiomas en busca de una lengua común para toda la humanidad, entre ellos el solresol, ideado por el francés François Sudre, que se basaba en la escala musical y que se podía cantar; el tutónico, que mezclaba un léxico básico de inglés y alemán; o el idioma de John Wilkins, cuyas palabras se formaban por adición de vocales y consonantes que definían las categorías y características de lo que se nombraba. Así, por ejemplo, la n indicaba un ser vivo, la a definía el concepto animal, la k el de mamífero, de modo que combinando las letras adecuadamente se podía definir cualquier cosa. Al margen de estas curiosidades, una de las tentativas más serias de lenguaje universal fue la del religioso alemán Johann Martin Schleyer, de quien se decía que hablaba más de 50 idiomas, y que presentó en 1879 el volapük, un proyecto de lengua relativamente popular hasta la aparición del esperanto, y en el que hasta finales del siglo XIX se habían publicado más de 300 libros de gramática y multitud de revistas, periódicos, libros y diccionarios.

El volapük, cuya estructura gramatical está inspirada en la del turco, se basa en una serie de palabras sencillas de pronunciar en distintas lenguas y fáciles de recordar; así, padre es fat; madre, of-fat; abuelo, fatel, y abuela, offatel. En España, el völapuk tuvo cierta expansión en Guadalajara, donde vivió Francisco Fernández de Iparraguirre (1852- 1889), farmacéutico, lingüista y botánico, autor de una gramática de volapük y de un diccionario volapük-español, que le valieron el título de Plofed é kademal balid in Spän ("profesor y primer académico en España").

El idioma languideció por la dificultad de sus normas gramaticales tras la negativa de Schleyer a introducir cambios que facilitaran su uso. Pero el lingüista alemán dijo que aquel idioma lo había inventado él y que a quien no le gustara, que inventase el suyo propio. Por si se animan a aprenderlo, les sugerimos esta frase para empezar: Dünan omik ädukötom jaini ed äsavom söli omik, que se traduce como "su criado cortó la cuerda volviéndole a la vida".

Jesús Marchamalo

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar