¿Cuál es el origen de la expresión "apaga y vámonos"?

Este dicho, que se usa para dar por terminada una cosa, tiene su origen en una conseja que la sitúa en el pueblo de Pitres. Hace siglos, dos clérigos de este municipio granadino, aspirantes a una plaza de capellán, hicieron una apuesta a ver cuál de ellos celebraba la Santa Misa en menos tiempo.

Tras concluir los preparativos para el desafío religioso y mientras se aproximaban al altar, uno de los curas inició la misa diciendo: "Ite, Missa est", fórmula litúrgica que precedía a la bendición final. El otro, impasible, se giró hacia el monaguillo que sujetaba la vela y exclamó: "¡apaga y vámonos!, que ya está la misa dicha".

Etiquetas: curiosidadeslenguaje

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar