¿A qué se llama velocidad de escape?

Cuando Julio Verne escribió De la Tierra a la Luna, sabía que su proyectil debía salir con la velocidad suficiente para vencer el tirón gravitacional de nuestro planeta. El cañón tenía que lanzarlo a una velocidad de 11,2 km/s, unos 40.000 km/h. Ésta recibe el nombre de velocidad de escape. Comparada con la que alcanzan nuestros coches es inmensa, pero bastante pequeña si la medimos con los 620 km/s (¡más de 2 millones de kilómetros por hora!) necesarios para escapar de la superficie del Sol. Es evidente que cuanto más denso y compacto sea un cuerpo, mayor será la velocidad necesaria para vencer su campo gravitatorio.



COMENTARIOS

También te puede interesar