¿A dónde va el dinero de las herencias cuando no hay herederos?

El Código Civil deja bien claro que cuando no hay testamento se establece una línea de sucesión que comienza por los hijos y descendientes, sigue con los padres y ascendientes, y acaba en el Estado. Pero éste no se queda con todo el dinero y los bienes que recibe, sólo con un tercio. Su destino es la Caja de Amortización de la Deuda Pública, a no ser que el Consejo de Ministros decida un fin diferente. Otro tercio va a parar a instituciones municipales del domicilio del difunto, de carácter público o privado, y el resto a organismos de la provincia del finado a las que éste haya pertenecido por su profesión. Durante los últimos cinco años, el Estado ha recibido 405 sucesiones de patrimonio, que suponen casi 28 millones de euros.

Etiquetas: curiosidadeseconomía

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar