Especies en extinción

depalabras336El lenguaje está en constante evolución y las palabras, como entes vivos que son, nacen, se desarrollan, envejecen y, algunas, desaparecen. Alfonsear -burlarse de alguien- o acabijo -fin o término de algo- son dos de las que la Academia ha propuesto eliminar en la próxima edición del Diccionario (2010). Si las buscas en internet (www.rae.es), comprobarás que presentan el aviso "Artículo propuesto para ser suprimido", paso previo a su desaparición.

Y es que en cada edición se hace una purga de términos obsoletos. En la última (2001) se quitaron más de 6.000 entradas que estaban en la previa de 1992. Para decidir, la Academia cuenta con un banco de 400 millo nes de registros -citas de libros, periódicos y publicaciones- que sirven a los lexicógrafos para comprobar la salud de las palabras: cuáles usan los hablantes habitualmente, cuáles excepcionalmente y cuáles ya no sirven. Con estos datos, se les asignan una serie de marcas: anticuada (ant.) -como abés, que significa difícil-; desusada (desus.) -orgulleza, orgullo-; y poco usada (p. us.) -desuñir, desuncir-, según haya dejado de utilizarse antes de 1500, antes de 1900 o en el último siglo, respectivamente. Estos arcaísmos siguen en el Diccionario hasta que se considera que deben hacer hueco a nuevos términos. Muchas de las eliminadas son incorporadas al Diccionario Histórico.

 

Jesús Marchamalo

Etiquetas: evoluciónlenguaje

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar