Besos de categoría

Los romanos también se referían a los besos de distintas maneras, con una palabra para definir cada uno: el oscula era el que se daba en la mejilla de un amigo; los basia eran los que se daban en los labios, y los suavia eran besos de mayor sensualidad.
Al poeta portugués Fernando Pessoa le preocupaba mucho la calidad de los besos. Se conserva una nota que le envió a su amada Ofelia de Queirós en la que le mandaba besos, besitos, besones, besucos, besocas y beserititos. Mucho más fácil lo tienen en el mundo anglosajón, donde las equis al final de las cartas significan besos. Así, tres equis, x x x, son tres besos. Sin especificar la categoría.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar