8 frases célebres de Rasputín

Grigori Rasputin (1869 – 1916), también conocido como “El Monje Loco”, fue un místico ruso sin ninguna formación y de origen campesino con una gran influencia en los últimos días de la Dinastía Romanov. Gracias a su fama de sanador y de su atribuida capacidad para predecir el futuro, fue llamado al palacio del Zar de Rusia para cortar una hemorragia del hijo único del zar, Alexis Nikolaevich que padecía hemofilia. Hiciera lo que hiciera, lo cierto es que la técnica empleada por Rasputín funcionó y este suceso sería el inicio de una poderosa influencia sobre la familia Romanov; y sobre todo, sobre la zarina, Alejandra Fiódorovna.

 

Gracias a este influjo o dominio que Rasputín ejercía, acabó designando a muchos altos funcionarios del gobierno que fueron muy criticados y, en la I Guerra Mundial cuando el zar Nicolás II asumió el mando del ejército, Rasputín aprovechó para hacerse con el control absoluto del gobierno.

 

Sus orgías eran también muy conocidas por todo el pueblo ruso, de ahí que su miembro viril se haya convertido en objeto fetiche con el paso de los años y símbolo de fertilidad en otros muchos. El verdadero miembro de Rasputín se muestra de hecho en un museo erótico en San Petersburgo como prueba de sus leyendas acerca de sus múltiples escarceos y del efecto que estos tenían en las mujeres. El casi completo miembro sexual de Rasputín (se conservan en formol 28,5 centímetros “únicamente”) se calcula que pudo llegar a medir unos 40 centímetros de largo en erección.

 

Rasputín, tras varios infructuosos intentos en la misma noche, fue asesinado el 30 de diciembre de 1916 por varios miembros de la nobleza rusa, dirigidos por el príncipe Félix Yusúpov.

 

Os dejamos con algunas de sus frases más célebres:

 

“Antes de que podamos arrepentirnos, tenemos que pecar”.

 

“Me besas, te besó Dios. Tú te acuestas conmigo, tú te acuestas con él”.

 

“Usted siempre va a fracasar, porque su alma está muerta”.

 

“¿Cuántos recuerdos o emociones ha encontrado?”.

 

“Dios ha visto tus lágrimas y escuchó sus oraciones. No temas, el niño no va a morir”.

 

“Un pedazo de pan es más precioso para el hombre que una montaña de diamantes y oro, Amén”.

 

“Y cuando los dos fuegos sean apagados, un tercer fuego quemará las cenizas. Pocos hombres y pocas cosas quedarán; pero lo que quede deberá ser sometido a una nueva purificación, antes de entrar en el nuevo paraíso terrestre”.

 

“Llegará un tiempo en que el sol llorará sobre la Tierra y sus lágrimas caerán como chispas de fuego que abrasarán las plantas y quemarán a los hombres”.

 

Etiquetas: frases célebreshistoria

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar