8 frases célebres de John Grisham

John Grisham (1955-) es un escritor estadounidense que en el pasado se dedicó tanto a la política como a la abogacía, mundialmente conocido por sus thrillers judiciales. Sus múltiples obras, todas ellas de gran éxito, han vendido ya más de 250 millones de ejemplares en todo el mundo.

 

Desde joven le gustó mucho la lectura, sobre todo y en sus obras se palpa la influencia del trabajo de John Steinbeck. Ejerció la abogacía durante unos 10 años y, mientras tanto, en su tiempo libre se dedicaba a escribir su primera novela “Tiempo de matar”, que finalizó en 1987. A partir de ahí, nos encontramos con un bestseller tras otro. No en vano, Grisham es el novelista norteamericano más vendido de la historia y fue el más vendido en la década de los 90s. Destaca sobremanera “El informe Pelícano”, que vendió más de 2 millones de copias de la primera edición y más de 11 millones de copias en total solo en Estados Unidos.

 

“El cliente”, “La Tapadera”, “El rey de los pleitos”, “Tiempo de matar”, “El jurado”, “Causa justa”,“El informe Pelícano”... son algunas de sus muchas obras maestras que también han sido llevadas a la gran pantalla.

 

Os dejamos con sus frases más célebres:

 

“Hay personas con más valor que cerebro”.

 

“Es asombroso cómo crecen las mentiras. Uno empieza con una pequeña mentira que parece fácil de ocultar, pero de pronto se encuentra acorralado y cuenta otra. Luego otra. Al principio la gente le cree a uno, reacciona de acuerdo con las mentiras, y a uno se le ocurre que ojalá hubiera contado la verdad”.

 

“Estoy solo y desarmado, asustado y sin experiencia, pero me acompaña la razón”.

 

“Cuando los testigos se inventan mentiras, suelen olvidar las cuestiones más obvias. Y lo mismo les ocurre a sus abogados. Se obsesionan tanto con el engaño que siempre se les pasa por alto algún detalle”.

 

“No me siento estúpido, simplemente inadecuado. Después de tres años estudiando Derecho, soy muy consciente de lo poco que sé”.

 

“Una esposa maltratada sigue estando casada hasta que se divorcia, o hasta que asesina al cabrón de su marido”.

 

“Quiero estar en la sala. Me encantan los juicios por asesinato, los juicios importantes en los que hay una vida en juego y la presión es tan enorme que se respira en el ambiente. Cuando la sala está abarrotada y se toman grandes medidas de seguridad. Donde la mitad del público odia al acusado y a sus abogados y la otra mitad reza para que se salve. Me encanta. Y éste es el juicio de los juicios”.

 

“La teoría era simple: si alguien era capaz de reunir un montón de dinero, con toda certeza merecía ser senador de los Estados Unidos”.

 

Etiquetas: frases célebresliteratura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar