15 frases célebres de James Dean

El mito del cine murió el 30 de septiembre de 1955.

Nadie como él para encarnar un rebelde sin causa. James Dean (1931 – 1955) fue un actor estadounidense de cine, teatro y televisión. Tras la muerte de su madre, a la que estaba muy apegado (cuando tan solo tenía 9 años), su padre lo envió con su tía a una granja de Indiana donde mantuvo una relación muy cercana con el pastor de su iglesia. La actriz Elizabeth Taylor reveló que este hombre había abusado sexualmente del joven James Dean durante muchos años.

 

A Dean le encantaba el teatro. Estudió dramatización y participó en multitud de obras antes de los 18. A esa edad viaja a Los Ángeles para estudiar arte dramático en la Universidad de California, (UCLA). Posteriormente se traslada a Nueva york para estudiar interpretación en el famoso Actor's Studio.

 

Su pasión y su formación le llevaron a protagonizar tres películas que le convirtieron en un auténtico icono de la cultura: “Rebelde sin causa”, “Al Este del Edén” y “Gigante”. Su valor fue tal que sigue siendo actualmente el único actor que tiene dos nominaciones póstumas al Óscar a Mejor Actor.

 

Introvertido, melancólico, apasionado y rudo a la vez, consiguió el corazón de muchas mujeres, aunque el suyo perteneció a la actriz Pier Angeli. Cuando esta anunció que iba a casarse con otro, Dean acudió el día de la boda a la iglesia con su moto y mantuvo acelerado el motor para hacer el mayor ruido posible.

 

Al terminar el rodaje de la película “Gigante”, Dean se marchó a competir en una carrera de automóviles en Salinas, cerca de San Francisco con su recién comprado Porsche Spyder 550. Mientras iba por la carretera, un joven estudiante que conducía un Ford a gran velocidad, chocó frontalmente con el coche de Dean -que no lo esquivó- poniendo fin a la vida de este mito del cine. Era el 30 de septiembre de 1955.

 

 

Os dejamos con sus frases más famosas:

 

“No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino”.

 

“Sueña como si fueras a vivir para siempre. Vive como si fueras a morir hoy”.

 

“Mi propósito en la vida no incluye el anhelo de encandilar a la sociedad”.

 

“Lo mejor de ser soltero es que te puedes meter en la cama por el lado que quieras”.

 

“Un actor tiene que aprender todo lo que hay que saber, experimentar o acercarse a ese estado lo máximo posible”.

 

“Nadie ha hecho nunca nada por mí. No le debo nada a nadie”.

 

“Ni siquiera pretendo ser 'el mejor'. Quiero volar tan alto que nadie pueda alcanzarme. No para demostrar nada, solo quiero llegar a donde se debe llegar cuando entregas tuvida entera y todo lo que eres a una única cosa”.

 

“Hay que vivir deprisa, la muerte llega pronto”.

 

“Sea lo que sea que llevo dentro y que me hace ser lo que soy, es como una película. Y éstas sólo funcionan en la oscuridad, si las abres del todo y entra la luz, las matas”.

 

“Cuando sabes que un personaje puede dar algo más y no sabes bien qué es, tienes que buscarlo; caminar por la cuerda floja”.

 

“La gente me decía que me comportaba como Marlon Brando incluso antes de saber quién era Brando. No me molesta la comparación, pero tampoco me halaga”.

 

“Me gustaba salir a asustar vacas con la moto. Se echaban a correr, con las ubres meneándose y perdían un litro de leche”.

 

“No 'actúes'. Si estás fumando un cigarro, fúmatelo, no actúes como si te lo estuvieses fumando”.

 

“Soy un diablillo intenso y resuelto: terriblemente patoso y tan tenso que no entiendo como la gente puede soportar estar en la misma habitación que yo. Lo que sí sé es que yo no me soportaría”.

 

“No puedo obligarme a ser sociable cuando trabajo en personajes demoníacos”.

 

Etiquetas: cinefrasesfrases célebres

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar