8 frases célebres de la duquesa de Alba

María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, más conocida como Duquesa de Alba (1926-2014) fue una noble y aristócrata española, Grande de España y jefa de la Casa de Alba. Descendiente directa del rey Jacobo II de Inglaterra era, según el Libro Guinness de los Récords, la aristócrata que acumulaba más títulos nobiliarios, ante un estado vigente que los reconoce: cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de catorce veces Grande de España.

 

Las memorias de la Duquesa, bajo el título de "Yo, Cayetana", fueron publicadas el 11 de octubre de 2011, poco después de contraer matrimonio con Alfonso Díez. La segunda parte de estas memorias, “Lo que la vida me ha enseñado” fueron publicadas el 11 de abril de 2013.La Duquesa de Alba falleció el 20 de noviembre de 2014 a la edad de 88 años tras no poder superar una neumonía y estando bastante débil de salud.

 

“Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió”, es el epitafio que ella misma eligió.

 

“Lo básico lo he conseguido, lo he realizado y lo he guardado”.

 

“Mantener la cabeza alta y la posición firme será más fácil porque a mi lado estará otra vez un hombre bueno y cariñoso, un compañero”.

 

“¿Para qué quieres estudiar si vas a ser el duque de Alba?” le espetó a su primer marido Luis Martínez de Irujo y Artacoz, el cual no llegó a terminar la ingeniería que estudiaba.

 

“Han existido muchos que se han fijado en mí, de todo tipo, aristócratas y no aristócratas pero no tanto como la gente cree”.

 

"Yo me mato por el rey Juan Carlos. Tenemos la suerte de tener un rey fabuloso, y todas las monarquías en Europa van muy bien. La inglesa sobre todo, pase lo que pase. Eso es un sentimiento verdadero..., y no la quema de iglesias y la ciudad en llamas como yo vi de niña cuando me marché y vino la República".

 

“Lo que pasa en Cataluña es muy poco patriota”.

 

"Soy una mujer con algo de sangre gitana y un poco de magia, dispuesta siempre a vivir la vida lo mejor posible. No tuve tiempo ni se me ocurrió ponerme trascendental y preguntarme por qué me casaba y esas cosas que unos cuantos amigos habían pretendido que hiciera. Todo era mucho más sencillo. Me casaba porque estaba enamorada".

 

Etiquetas: frases célebreshistoria

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar