10 frases célebres de Günter Grass

Günter Grass (1927-2015) fue un novelista y escultor alemán, conocido por su notable participación en el Grupo 47 de escritores alemanes.

 

Hablamos de un escritor polémico, controvertido y de una fuerza literaria increíble. Grass reveló en su trilogía autobiográfica, concretamente en el libro “Pelando la cebolla” (2006), que había sido miembro de la Waffen-SS, un cuerpo de élite y brazo de combate de las SS a los 17 años. Jamás disparó un arma. Se trata de un capítulo del que se avergonzaría toda su vida pero que jamás quiso ocultar.

 

Entre sus novelas más conocidas destacan: El tambor de hojalata (1959), El gato y el ratón (1961), Años de perro (1963) o Escribir después de Auschwitz (1990). Su estilo se caracteriza por influencias tan dispares como Alfred Döblin o los hermanos Grimm y, a lo largo de su vida, pasaría tanto por la lírica, como por los ensayos, el drama, la autobiografía, las esculturas, las pinturas o los dibujos. 

 

Grass fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1999. Falleció el 13 de abril de 2015 a los 87 años en un hospital de la ciudad de Lübeck (Alemania).

 

Os dejamos con sus frases más famosas:

 

“Incluso los malos libros son libros, y por lo tanto sagrados”.

 

“El dinero no crea ideas, sino melancolía”.

 

“Cuando algo es moralmente correcto hay que defenderlo sin preocuparse de las consecuencias políticas o personales que vamos a pagar”.

 

“Melancolía y utopía son cabeza y cola de la misma moneda”.

 

“El recuerdo se asemeja a una cebolla que quisiera ser pelada para dejar al descubierto lo que, letra por letra, puede leerse en ella”.

 

“En estadística, lo que desaparece detrás de los números es la muerte”.

 

“Europa no conseguirá sobrevivir sin inmigración. No debería tenerse tanto miedo de eso: todas las grandes culturas surgieron a partir de formas de mestizaje”.

 

“Voy a componer un ballet para tus glóbulos, los rojos y los blancos. Cuando caiga el telón te tomaré el pulso y veré si el esfuerzo ha merecido la pena”.

 

“Nada es seguro, podríamos estar subiendo y no bajando”.

 

“Sin la menor duda, el afecto solicito hacia mi persona había impedido a mis amigos traerme algo tan peligroso como es el papel en blanco y ponerlo a disposición de las sílabas que incesantemente segrega mi espíritu”.

 

Etiquetas: frases célebresliteratura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar