10 frases célebres de Christopher Lee

Sir Christopher Lee (1922-2015) fue un actor británico estandarte del cine de terror. Su imponente figura gracias a su 1,96 de estatura y a su afición por el deporte y su talento artístico no pasaron desapercibidos ni para crítica ni público. Comenzó su carrera en 1948 y desde entonces jamás descansó.

 

Se cree que sus antepasados pudieron tener relación con Carlomagno y, de hecho, muchos descendientes de su familia han sido personajes relevantes en la historia como el cardenal Ercole Consalvi, que fue nuncio papal en Francia durante el imperio de Napoleón.

 

Su primer papel de malvado fue interpretando a Rumpelstiltskin. Comenzó a sentirse fascinado por la posibilidad de intimidar a otras personas, a lo que su voz y su aspecto ayudaban enormemente. Así, tras especializarse en Estudios Clásicos en el Wellington College, inició un periplo por diversos países europeos.

 

Una vez que estalló la II Guerra Mundial, Lee fue asignado a operaciones especiales y de inteligencia, siendo condecorado por sus misiones, muchas de ellas aún clasificadas como alto secreto.

 

Tras volver al mundo artístico, la colaboración con Boris Karloff Corridors of Blood en 1958 sería el punto de inflexión en su carrera. Ese mismo año encarnaría al inolvidable Conde Drácula. “Drácula”, “Las novias de Drácula”, “Drácula, príncipe de las tinieblas”... Así como otros grandes éxitos como “La momia” o “El perro de los Baskerville”.

 

Como curiosidad, Christopher Lee es el único actor en la historia del cine que ha interpretado tanto a Sherlock Holmes como a Mycroft -hermano del popular detective- en sendas películas.

 

Tras una fase de encasillamiento en el género de terror, Lee resurgió de sus cenizas cual fénix tras participar en la trilogía de El Señor de los Anillos dirigida por Peter Jackson y en las que interpreta al mago Saruman, así como con el papel del Conde Dooku en el Episodio II El Ataque de los Clones y el Episodio III La Venganza de los Sith, ambas pertenecientes a la saga Star Wars de George Lucas.

 

Lee era un gran admirador de toda la obra de J. R. R. Tolkien, un reconocido fumador de puros habanos, y un ferviente amante de la música heavy, llegando hasta fundar su propia banda de power metal sinfónico en 2010.

 

El drácula más emblemático de la historia (su personaje fetiche), el icono del cine de terror por excelencia, el actor incansable que continuó en activo hasta sus últimos días con más de 300 películas en su haber, falleció a la edad de 93 años por problemas respiratorios complicados por un fallo cardiaco semanas atrás. Su mejor película, según este gran actor, fue El hombre de mimbre, también del género de terror.

 

Sus mejores frases como Saruman:

 

“Bien, si el orgullo es doble... doble es la caída”.

 

“El mundo antiguo arderá en las llamas de la industria, los bosques caerán... y un nuevo orden surgirá”.

 

“¡Un nuevo poder está surgiendo!, ¡su victoria está cerca!”.

 

“La humanidad ya no amanecerá”.

 

“¡Ellos les quitaron sus tierras! ¡empujaron a su pueblo a las colinas! ¡Robaron todas sus cosechas! ¡Recuperen lo que les fue arrebatado! ¡Quémenlo todo!”.

 

“Juntos, mi señor Sauron... gobernaremos la Tierra Media”.

 

“Una amistad con Saruman no se desprecia impunemente, una traición se merece otra”.

 

“Contra el poder de Mordor, nadie obtiene la victoria”.

 

“Oculto en su fortaleza, el señor de Mordor lo ve todo. Su vista atraviesa nubes, oscuridad, tierra y piel”.

 

“Los Orcos fueron Elfos un día, atrapados por el poder oscuro, torturados y mutilados. Una forma de vida devastada y pavorosa... Y ahora... perfeccionada”.

 

Etiquetas: cinefrases célebres

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar