10 años de una verdad incómoda

El 24 de mayo de 2006 se estrenaba en EEUU el documental que puso de moda el cambio climático y por el que Al Gore obtuvo diversos premios.

Un día de mayo del año 2004, Al Gore ofrecía en Nueva York una charla sobre cambio climático. No era, ni mucho menos, la primera vez que lo hacía. Desde los años 90 la había dado centenares de veces. Con ayuda de unas diapositivas cuidadosamente seleccionadas, llenas de imágenes poderosas y con un mensaje muy claro, Gore expuso una vez más sus argumentos para demostrar que el calentamiento global es una realidad, que puede tener consecuencias trágicas y que su principal causante es el ser humano.

Pero aquella no fue una charla más. Una de las asistentes al evento, la productora Laurie David, quedó tan impresionada que le propuso a Gore adaptar su presentación al cine. Llevó la sugerencia a sus amigos de Hollywood y, dos años después, el 24 de mayo de 2006, se estrenaba Una verdad incómoda.

SEGURO QUE TE INTERESA...

La película fue todo un éxito, ganó dos premios Óscar y recaudó millones de dólares en todo el mundo. Pero, además de eso, contribuyó a difundir el mensaje ecologista de Gore e hizo aumentar la conciencia sobre el calentamiento global en una parte de la sociedad. Por supuesto, también irritó a algunos sectores que niegan la existencia de un cambio climático derivado de la acción humana.

La tesis de Gore se apoya en distintas fuentes, como la curva de Keeling, que muestra el aumento de la concentración de dióxido de carbono atmosférico desde 1958, las imágenes de glaciares que están retrocediendo o el registro de las temperaturas de los últimos años, donde se aprecia un aumento significativo.

Tras el estreno del film, del que ahora se cumplen 10 años, hubo cierto consenso entre los estudiosos del clima: si bien señalaban algunas imprecisiones científicas, en general lo recibieron bien debido a su gran valor didáctico y a su alcance global. La mayoría consideraba que el mensaje era coherente con la evidencia científica y que, pese a esa ligera falta de rigor, conseguía alertar a la sociedad de un problema mundial real, algo que desde el ámbito académico es tremendamente complicado de conseguir.

Sin embargo, al margen de las críticas relacionadas con el contenido científico de Una verdad incómoda, también hay voces que acusan a Gore de hipocresía por difundir un mensaje de cuidado del medioambiente mientras se desplaza en un avión privado para dar sus conferencias, así como otras que consideraron que el exvicepresidente norteamericano buscaba, con la realización del documental, relanzar su carrera política.

Hoy, 10 años y un premio Nobel de la Paz después, Al Gore sigue siendo un incansable activista medioambiental que trata de concienciar a la sociedad de la situación de emergencia que vive el planeta. Su película se ha proyectado en escuelas de todo el mundo (el gobierno de España compró 30.000 copias para distribuirlas por los centros educativos) y parece innegable que ha despertado algunas conciencias.

Una encuesta realizada en 2007 indicaba que el 88% de los encuestados se sentía más consciente del problema del cambio climático después de ver la película, y el 74% había modificado algunos de sus hábitos.

No hay duda de que Una Verdad Incómoda contribuyó a poner sobre la mesa un problema del que somos causa, víctima y solución

Actualmente, Gore reitera la urgencia de cambiar nuestro modo de vida, pero añade un mensaje esperanzador: estamos en el buen camino. Una muestra de ello es que, según asegura, la producción de energías renovables ha superado muy ampliamente las previsiones que había para el año 2010.

Además, considera que la pasada cumbre del clima celebrada en París supuso un importante avance, ya que por primera vez se alcanzó un acuerdo universal, vinculante y revisable para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el calentamiento global.

Es difícil establecer cuál es la parte de responsabilidad atribuible a Una verdad incómoda en estos avances, pero no hay duda de que contribuyó a poner sobre la mesa un problema del que somos causa, víctima y solución.

Etiquetas: calentamiento globalcambio climáticocienciacinepersonajes famosos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar