¿Por qué vuela el avión de papel?
¿Por qué vuela el avión de papel? Las fuerzas que actúan sobre un avión de papel son las mismas que mantienen en vuelo una aeronave: gravedad, empuje, resistencia y sustentación. Esta última es la fuerza ascendente producida por las alas y se opone a la gravitatoria. El empuje es la fuerza de impulsión comunicada a la aeronave por una hélice o una turbina. En los aviones de papel, el empuje procede del impulso con que el lanzador arroja el avión y su valor es pronto superado por el de la resistencia aerodinámica.

En los aviones reales, empuje y resistencia por una parte, y sustentación y peso por la otra han de estar equilibrados para conseguir un vuelo recto y nivelado. Pero en los aviones de papel, la falta de control sobre estas fuerzas hace que los vuelos sean imprevisibles. Aunque no lo son tanto si son planificados por expertos lanzadores. Por ejemplo, el estadounidense Tony Fletch logró un vuelo de 58,82 metros, en 1985; y el inglés Ken Blackburn consiguió que su avión de papel se mantuviera en el aire durante 27,6 segundos, en 1998.






SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.