¿Por qué se apaga la vela al soplar?
¿Por qué se apaga la vela al soplar? Apagar una vela con un abanico o con un ventilador es complicado. Lo más eficaz es hacerlo soplando, porque la vela está hecha de parafina, un hidrocarburo sólido que se licúa a temperaturas entre 80 y 100 grados. El líquido resultante empapa la mecha y la vela arde. Al soplar expulsamos aire empobrecido de oxígeno y rico en nitrógeno y dióxido de carbono, lo que no facilita la combustión.

SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.