¿Es cierto que el viento sopla más fuerte de día que de noche?

Sí. Durante las horas diurnas, el sol es el culpable de que el aire se mueva con más ímpetu sobre la superficie terrestre.

En general, los gases se trasladan en la atmósfera desde las zonas de altas presiones a las de bajas presiones, comportándose a efectos físicos como si fuera un fluido. Aquí entran en juego también las diferencias de temperatura, ya que cuanto más caliente esté un conjunto de gases, más se expandirán y se elevarán hacia capas superiores de la atmósfera, lo que disminuye la presión y provoca el desplazamiento de otra masa de aire más fría que sustituye a la anterior.

 

El astro rey no calienta uniformemente toda la superficie terrestre, así que en las zonas donde llega más radiación, esta se transmite del terreno al aire y se crea una bolsa de aire caliente por encima. De nuevo, los gases que forman esta masa se expandirán y ascenderán a capas superiores, mientras que una masa de aire frío se desplazará para sustituirla, lo que provoca una corriente de aire vertical. Sin embargo, de noche, la situación cambia: a falta de radiación solar, la superficie de la Tierra se enfría más rápido que el aire que hay sobre ella.

 

Como consecuencia, los gases en contacto con el suelo bajan de temperatura rápidamente, lo que produce una inversión térmica. Es decir, la diferencia de grados entre las capas superiores y las inferiores es tan grande que se crea una especie de barrera por la que no circula el aire, y se frenan las posibles corrientes.

Etiquetas: ciencianaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS