Viaje al interior de un agujero negro

El intrépido director de MUY, Enrique Coperías, decide experimentar en sus propias carnes lo que significa lanzarse al interior de un pequeño agujero negro, de unas 10 veces la masa del Sol.

También te puede interesar: Descubren una insólita alineación de agujeros negros

Mientras se aproxima siente cómo el agujero tira más fuerte de sus pies que de su cabeza, porque la gravedad es más intensa cuanto más cerca nos encontramos del objeto masivo. Añadido a esta peculiar sensación nota como si le comprimiesen lateralmente con una camisa de fuerza, pues todos los puntos de su cuerpo se dirigen al unísono al centro del agujero. Esta combinación de estiramiento y compresión se va incrementando de tal forma que tritura a nuestro querido director convirtiéndolo, literalmente, en un largo fideo.

 

En pocos segundos sus restos atraviesan la frontera que separa el  universo del interior del agujero negro: es el horizonte de sucesos o límite de no-retorno, donde la velocidad de escape coincide con la de la luz. Una vez pasado resulta imposible salir.

Mientras, el resto de la redacción -que observa desde la tranquilidad que da la distancia- verá que el viaje de su director es anormal. A medida que se acerca al horizonte de sucesos sus movimientos se van haciendo más lentos y su reloj de pulsera va cada vez más despacio, hasta detenerse completamente en el horizonte de sucesos: para verle atravesar dicha superficie la redacción tendrá que esperar un tiempo infinito.

 

Visto desde el exterior el  tiempo se congela en la superficie del agujero negro aunque para el pobre director de MUY el viaje ha durado unos pocos segundos.

 

Un agujero negro de diez masas solares provoca en el horizonte de sucesos una aceleración quince millones de veces mayor que la terrestre. Como el cuerpo humano sólo puede soportar unas diez veces la aceleración de la gravedad en la superficie de la Tierra, nuestro protagonista habría dejado de existir a 3.000 kilómetros del agujero.

Etiquetas: agujeros negrosastronomía

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar