Viajar al espacio es malo para el corazón

Los astronautas que viajaron a la Luna muestran un exceso de problemas cardiovasculares.

Un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Frlorida (EE.UU.) ha publicado el primer estudio sobre la mortalidad del programa Apolo. Las conclusiones son evidentes: viajar al espacio afecta negativamente al corazón.

 

Los astronautas del programa espacial Apolo, muestran mayor tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares que aquellos que no han salido de la magnetosfera terrestre. A medida que nos alejamos de la Tierra, la protección del campo magnético terrestre va disminuyendo y, según esta investigación, la radiación del espacio profundo afecta negativamente al endotelio de los vasos sanguíneos.

 

Los participantes del programa Apolo experimentan tasas elevadas de enfermedades cardiovasculares

Sabemos muy poco acerca de los efectos de la radiación del espacio profundo en la salud humana, en particular en el sistema cardiovascular, pero este trabajo ofrece una primera aproximación de sus efectos adversos”, destaca Michael Delp, líder del trabajo.

 

Se trata del primer estudio que analiza la mortalidad de los astronautas del programa Apolo que estuvo activo desde 1961 hasta 1972, con un total de 11 vuelos tripulados. En estos vuelos está incluido el exitoso viaje de la primera llegada del hombre a la Luna o la dramática expedición del Apolo 13.

 

Los investigadores compararon la causa de la muerte de 7 astronautas que viajaron al espacio con 35 que nunca llegaron a volar, así como otro grupo de astronautas que voló dentro de la órbita terrestre baja, esto es, a no más de 2.000 kilómetros de la Tierra.

 

 

El examen de los datos reveló que la tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares entre los astronautas de las misiones Apolo lunares (un 43%) era casi 5 veces más alta que la de los que lo hicieron en zona orbital baja (11%) o de los que llegaron a viajar al espacio (9%).

 

El trabajo sugiere así que no es la ingravidez sino la exposición a la radiación, más allá de la magnetosfera de la Tierra, lo que provoca efectos perjudiciales para la salud. Los resultados del estudio fueron contrastados con un experimento con 44 ratones, llegando a idéntica conclusión. “Lo que muestran los datos con los ratones es que la radiación del espacio profundo es perjudicial para la salud vascular”, concluye Delp.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Science Reports.

 

Etiquetas: Lunaastronautasastronomíacorazónsaludviajes espaciales

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar