Una estrella y un púlsar provocarán un gran espectáculo cósmico en 2018

Se trata de un raro evento astronómico que servirá, entre otras cosas, para estudiar las estrellas masivas.

 

Los astrónomos han comenzado a prepararse para lo que puede llegar a ser uno de los encuentros más vistosos e interesantes de nuestro cosmos: un púlsar coincidirá en la órbita de una estrella gigante de nuestra Vía Láctea en el año 2018. El hallazgo ha sido publicado en la revista Monthly Notices of The Royal Astronomical Society.

 

Los científicos descubrieron este “pequeño” objeto (del tamaño de una ciudad) gracias al telescopio Espacial Fermi de Rayos Gamma de la NASA. Posteriormente, diversas observaciones con el radiotelescopio Lovell 76-m, dirigidas por un equipo de la Universidad de Manchester (Reino Unido), revelaron que el púlsar, bautizado como PSR J2032 + 4127, viajaba en una órbita alrededor de una estrella muy llamativa.

 

Si el tamaño del púlsar es similar al de una ciudad en la Tierra, con 20 kilómetros de diámetro y con un peso casi dos veces mayor que el Sol, la estrella conocida como MT91 213 tiene 15 veces la masa del Sol y brilla incluso 10.000 veces más.

 

Según las previsiones de los astrónomos, la estrella de neutrones altamente magnetizada está cayendo muy rápidamente bajo la atracción gravitatoria de esta joven estrella masiva de tipo estrella Be. Tanto es así, que en menos de tres años el púlsar pasará muy cerca de ella, generando entonces una espectacular serie de explosiones cósmicas que crearán una serie de emisiones de ondas de radio a rayos gamma. Fuegos artificiales en el espacio.

 

Este encuentro tan especial no solo servirá para darnos una oportunidad de presenciar un evento bastante poco común sino también para revelarnos información crucial acerca de diversos temas como la formación de estrellas, como medio de medir la gravedad de la estrella, su campo magnético o incluso la densidad del viento estelar que fluye desde ella.

 

“Este es el sistema binario de más largo plazo que se sabe que contiene un púlsar de radio y proporciona una excelente oportunidad para estudiar estas estrellas masivas, progenitoras importantes para las supernovas y las fuentes de muchos de los elementos pesados en la galaxia”, afirma Andrew Lyne, líder del estudio.

 

Etiquetas: astronomíaestrellastelescopio

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar