¿Un nuevo triángulo de las Bermudas?

El primer cráter descubierto este verano en la Región Autónoma de Yamalo-Nenets, al norte de Rusia y al noroeste de Siberia y conocido como “el agujero del fin del mundo” es, según un equipo de científicos del Instituto de Geología del Petróleo y Geogísica de la Academia de las Ciencias Trofimuk, un “pariente cercano” del Triángulo de las Bermudas.

 

Los científicos han llevado a cabo una gran variedad de estudios geofísicos mediante técnicas magnéticas y radiométricas y de imagen que han posibilitado la obtención de nuevos datos y, en general, más información acerca de este misterioso evento que fue descubierto accidentalmente por un grupo de pilotos rusos mientras sobrevolaban esta región.

 

Las causas del origen de este misterioso cráter son, según el director adjunto del Instituto, Igor Eltcova, la ubicación del agujero, ya que se encuentra en la intersección de fallas tectónicas y, por otro lado, el hecho de que este verano haya sido especialmente caluroso. El calor provoca la emanación de hidratos de gas, cuyas emisiones, conocidas como estallidos neumáticos, desembocaron finalmente en la formación de este intrigante cráter.

 

Esta teoría es la misma que explica el misterioso Triángulo de las Bermudas. El proceso consiste en que cuando los hidratos de gas se descomponen activamente, el hielo de metano se convierte en gas. Este proceso sucede en forma de avalancha, como una reacción nuclear, y así empiezan a emanar grandes cantidades del metano”, explica Eltcova.

 

Debido a estas emanaciones, los océanos pueden llegar a hervir y los barcos pueden hundirse, al igual que un avión se puede estrellar por una atmósfera sobresaturada de metano. Según el experto, este cráter no es tan exclusivo o singular, pero suelen producirse en áreas poco pobladas y suelen pasar desapercibidos.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar