Un misterioso ecosistema puede albergar pistas sobre la vida extraterrestre

En uno de los más profundos manantiales hidrotermales submarinos del mundo en el Caribe, al oeste de Cuba a unos 2.300 metros de profundidad, una gran cantidad de pequeños camarones (Rimicaris hybisae) aparecen amontonados unos encima de otros, creando auténticas capas en las chimeneas de roca que emanan agua caliente. Este misterioso ecosistema podría albergar las claves para el descubrimiento de vida extraterrestre.

 

Un equipo de investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA se encuentra estudiando este intrigante ecosistema con objeto de encontrar pistas acerca de cómo es posible la vida en planetas con un océano bajo la superficie, tal y como sucede con la luna Europa de Júpiter.

 

Estos pequeños crustáceos se alimentan gracias a las bacterias instaladas en su boca que producen la materia orgánica que les sirve para el sustento. Estas bacterias, capaces de vivir en estos manantiales submarinos que alcanzan temperaturas de 400 grados Centígrados, serían igualmente capaces de sobrevivir en otros ambientes extremos debido a la quimiosíntesis, un proceso que permite a este tipo de organismos obtener energía de reacciones químicas, sin necesidad de luz solar.

 

“A lo largo de dos tercios de la historia de la Tierra, la vida ha existido sólo como vida microbiana. En Europa, la mejor oportunidad de vida sería microbiana. El objetivo general de nuestra investigación es ver la cantidad de vida o biomasa que puede ser sustentada por la energía química de los manantiales submarinos calientes”, afirma Max Coleman, coautor del estudio.

 

“Que un animal como éste pueda existir en la luna Europa depende en gran medida de la cantidad real de energía que se libera allí, a través de manantiales hidrotermales”, explica otra de las investigadoras del JPL, Emma Versteegh.

 

Etiquetas: EuropaNASAvida extraterrestre

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar