Un marsupial con cara de perro que cazaba como un felino

tiracinoEl extinto tilacino (Thylacinus cynocephalus) era un animal con cabeza y cuerpo similares a los de un perro, que transportaba a sus crías en una bolsa como un canguro y tenía el pelaje rayado propio de un felino. Esta criatura enigmática e icónica de Australia y Tasmania, clasificada algunas veces como "lobo marsupial" y otras "tigre de Tasmania", ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza para los científicos durante décadas. Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Brown (EE UU), en el que se han comparado sus restos con los huesos de 31 mamíferos (incluyendo pumas, panteras, chacales, lobos, hienas...), revela que el animal estaba más cerca de los gatos, aunque era claramente un marsupial. Según publican los investigadores en la revista Biology Letters, el tilacino actuaba como un depredador solitario que cazaba a sus víctimas en emboscadas, característica que lo diferencia claramente de los lobos y perros salvajes, que cazan en manadas y mediante la persecución.

El Thylacinus cynocephalus vivió durante millones de años en Australia continental, y comenzó su extinción cuando los humanos comenzaron a asentarse en el continente, hace unos 40.000 años. Su población se vio más afectada cuando fue introducido el dingo, un animal similar al perro, hace 4.000 años. El último ejemplar de esta especie, llamado "Benjamín", murió en un zoológico de Hobart en 1936.

Al analizar los restos, encontraron que el húmero del brazo superior del tilacino era oval y alargado en el extremo más cercano al codo, lo que indicaba que los huesos del antebrazo, el radio y el cúbito, estaban separados. Eso implica que el "tigre de Tasmania" o tilacino era capaz de girar su pata de manera que la palma quedaba hacia arriba, como hacen los gatos. El movimiento del brazo le permitía tener mayor control sobre sus presas después de un ataque sorpresa, sugieren los investigadores.

Etiquetas: fósiles

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar