Un gran vacío en el corazón de la Vía Láctea

Para sorpresa de los astrofísicos, apenas hay estrellas jóvenes en la región central de nuestra galaxia.

Localizar cefeidas, jóvenes estrellas que emiten pulsos de brillo regularmente, es una bendición para los astrónomos, ya que permiten medir las distancias cósmicas y establecer la distribución de los cuerpos celestes en nuestra galaxia. Y eso es precisamente lo que intentaba un grupo internacional de científicos dirigidos por el profesor Noriyuki Matsunaga, de la Universidad de Tokio: buscar “faros cósmicos” en la región central de la Vía Láctea.

Para ello, analizaron las observaciones en el rango de radiaciones infrarrojas tomadas por el Gran Telescopio Sudafricano (SALT, según sus siglas en inglés), capaz de penetrar en las nubes de polvo intergaláctico que habitualmente se interponen entre los observatorios y las estrellas. ¿Y qué encontraron? Pues casi nada en un espacio enorme, que se extendía 8.000 años luz desde el núcleo de la galaxia.

Esto indica que esa zona apenas contiene astros jóvenes –las cefeidas tienen entre 10 y 300 millones de años–; es un desierto inerte. “Los resultados indican que no ha habido formación significativa de estrellas allí durante cientos de millones de años”, ha explicado el astrónomo italiano Giusseppe Bono, coautor del estudio, que ha sido publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Los científicos sugieren que este descubrimiento obligaría a revisar nuestra visión de la Vía Láctea.

 

Imagen: Universidad de Tokio

 

Etiquetas: Universoastronomíaestrellasgalaxiasinvestigación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar