Un biólogo y un patólogo, premio Príncipe de Asturias de Investigación por sus trabajos con anticuerpos

anticuerpoEl biólogo británico Gregory Winter y el patólogo estadounidense Richard Lerner han ganado el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, tras imponerse al médico japonés Shinya Yamanaka y al físico italiano Federico Capasso.

Winter y Lerner se sitúan en la vanguardia de las investigaciones sobre el sistema inmunitario. Los avances en la utilización de anticuerpos como herramientas terapéuticas han proporcionado nuevos métodos para prevenir y tratar desórdenes inmunes, enfermedades degenerativas y distintos tipos de tumores. En concreto, estos dos investigadores han logrado crear un sistema inmune sintético en tubo de ensayo, demostrando además su potencial preventivo y terapéutico al superar el repertorio de anticuerpos naturales que el cuerpo humano puede generar.

En el seno del Laboratorio de Biología Molecular (LMB) del Medical Research Council (MRC) británico, Winter ha sido uno de los bioquímicos más destacados en la innovación de técnicas de creación de anticuerpos terapéuticos monoclonales y uno de los pioneros en el desarrollo de técnicas para la humanización de estos anticuerpos, un paso fundamental para que el sistema inmune humano no los identifique como agentes extraños. Está en posesión de numerosas patentes y, además de haber sido asesor de varias firmas científicas de ingeniería genética, fue el fundador en 1989 de Cambridge Antibody Technology, una de las empresas biotecnológicas impulsadas por el LMB para la comercialización de estos anticuerpos, entre ellos el adalimumab, destinado al tratamiento de la artritis reumatoide y la enfermedad de Crohn. También fundó las empresas Domantis, en 2000, y Bicycle Therapeutics, en 2009.

En cuanto a Lerner (Chicago, EE.UU., 1938), fue el artífice del avance más importante desde el descubrimiento de los anticuerpos monoclonales hace un cuarto de siglo: la concepción, diseño y creación de bibliotecas combinatorias de anticuerpos, actualmente las más utilizadas de todas las bibliotecas del campo de la bioquímica, lo que permitió ampliar el rango de acción del sistema inmune. Lerner sentó las bases en un artículo publicado en Science en 1989 y todos los avances que se produjeron en el cambio de las bibliotecas combinatorias derivaron, directa o indirectamente, de este artículo. Además, en 1991, Lerner desglosó la esencia de la producción de anticuerpos sin inmunización y su método ha permanecido como el camino más eficiente para la producción de anticuerpos totalmente humanos. Por otra parte, Lerner ha sido pionero en el desarrollo de los denominados anticuerpos catalíticos, una estrategia destinada a acelerar y catalizar reacciones químicas para las que los métodos tradicionales no son eficientes. En la actualidad ocupa la cátedra Lita Annenberg Hazen de Inmunoquímica del Departamento de Biología Molecular del Scripps y es miembro del Skaggs Institute de Biología Química.

Etiquetas: anticuerposbiologíabiotecnología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar