Tres satélites destruidos tras estrellarse un cohete ruso

El lanzador Protón-M, que debía colocar en órbita tres satélites del sistema ruso de navegación y posicionamiento GLONASS, cayó esta mañana en la base espacial de Baikonur (en el territorio de Kazajstán) en el primer minuto tras el despegue.

Según comunicó la agencia espacial rusa Roscosmos, el accidente se produjo por desconexión de emergencia de los propulsores del cohete portador. Por su parte, el ministro de Situaciones de Emergencia de Kazajstán atribuyó la caída del Protón-M a los problemas del propulsor de la primera etapa.

Los restos del impulsor cayeron a unos 2,5 kilómetros de la plataforma de lanzamiento sin causar víctimas ni destrucciones, comunicó Roscosmos. La jefa del laboratorio de seguridad medioambiental de la Universidad Lomonósov de Moscú, Tatiana Koroleva, descartó que el accidente condujera a una catástrofe ecológica y contaminación por heptil, una sustancia altamente tóxica utilizada como combustible en los Protón. “En una explosión tan potente, el heptil se habría quemado totalmente en la atmósfera”, declaró.

Todo apunta a que el accidente obligará a suspender los lanzamientos desde Baikonur durante hasta tres meses, lo que también puede afectar el horario del envío al espacio del carguero ruso Progress M-20M previsto inicialmente para el 27 de julio.

En 2012, un grupo de expertos valoró en casi mil millones de dólares los daños por los lanzamientos fallidos de Roscosmos en 2010-2012, en particular, el accidente de otro Protón que no pudo ubicar en órbita tres satélites GLONASS en 2010, la pérdida del satélite de telecomunicaciones Express-AM4, del carguero Progress M-12M, así como de la sonda interplanetaria rusa Fobos-Grunt en 2011, y el accidente del 7 de agosto de 2012 cuando fracasó el lanzamiento de otro Protón-M con dos satélites de comunicaciones a bordo.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar