Sinestia: ¿un nuevo tipo de planeta?

Parece un dónut cósmico, pero no se trata ni de un planeta al uso ni de una estrella. ¿Qué es?

synestia

Hay algo nuevo que buscar en los cielos y según los científicos planetarios Simon Lock en la Universidad de Harvard y Sarah Stewart en la Universidad de California (EE. UU.) se trata de una masa enorme, que gira, con forma de rosquilla o dónut, formada por roca vaporizada provocada por choques colosales.



¿Es posible que la Tierra fuera un sinestia en un pasado remoto? Así lo creen estos expertos.



Lock y Stewart estudian
cómo se forman los planetas a partir de una serie de impactos gigantes. Las teorías actuales de la formación del planeta sostienen que los planetas rocosos tales como la Tierra, Marte y Venus se formaron al inicio de la existencia de nuestro sistema solar mientras que los objetos más pequeños chocaron uno contra otro. Estas colisiones fueron tan violentas que los cuerpos resultantes se fundieron y se vaporizaron parcialmente, enfriándose y solidificándose en los planetas que conocemos hoy en día.

 

Ambos expertos están particularmente interesados en colisiones entre objetos giratorios. Un objeto giratorio tiene un momento angular, que se debe conservar en una colisión. Por ello, modelaron lo que sucede cuando planetas rocosos del tamaño de la Tierra colisionan con otros objetos grandes con alta energía alta e igual momento angular. "Nos fijamos en las estadísticas de impactos gigantes, y hemos encontrado que pueden formar una estructura completamente nueva", explica Stewart.

Los investigadores descubrieron que en un rango de altas temperaturas y alto momento angular,
los cuerpos de tamaño planetario podrían formar una estructura nueva, mucho más grande, un disco como un glóbulo rojo o un donut con el centro relleno. Se trataría de una roca vaporizada, sin ningún tipo de superficie sólida ni líquida. Este nuevo objeto sería una 'sinestia' ("syn-" significa "juntos" y "Hestia", es la diosa griega de la arquitectura y las estructuras).

 

Según los expertos, la mayoría de los planetas sufre impactos que podrían formar un sinestia en algún momento durante su etapa de formación.



Nadie ha observado un sinestia directamente, pero podría encontrarse en otros sistemas solares una vez que los astrónomos empiecen a buscarlos junto a planetas rocosos y a gigantes gaseosos. Pronto -o quizá no-, lo veremos.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Planets.

 

Crédito imagen: Simon Lock y Sarah Stewart

 

Etiquetas: astronomíacienciageología planetarianoticias de cienciaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar