Reinhard Selten: "La Teoría de los Juegos ayuda a tomar decisiones"


Lamentablemente, la teoría de los juegos no proporciona las fórmulas mágicas que permitan ganar al póquer o al ajedrez, ni siquiera a la bolsa, a pesar de que sus principales aplicaciones se encuentran en la economía. Y aunque John von Neumann, padre de la idea, se inspiró en las estrategias que guían la actuación de los buenos jugadores de póquer, Reinhard Selten, su seguidor, asegura que no juega nunca a las cartas y que al ajedrez lo hace muy mal.


Para los profanos, profundizar en esta disciplina resulta difícil, y Selten no ayuda mucho a desvelar en qué consiste: "Es imposible explicarla en cinco minutos, pero la definición que doy cuando me lo piden es que se trata de un análisis matemático que modeliza los conflictos en competencia".
Pese a todo, la conferencia que pronunció recientemente en Madrid, invitado por el Club de Debate de la Universidad Complutense, permitió al auditorio hacerse una amplia idea de su trabajo.


-¿Además de fórmulas matemáticas, la teoría de los juegos emplea elementos de la psicología?
-Algunas ramas de la teoría de los juegos tienen en cuenta aportaciones procedentes de la psicología, pero el cuerpo principal no, porque sólo estudia los intereses de la gente y trata de explicar lo que cada uno hace en función de ese interés y de las circunstancias. Si sabes que alguien quiere viajar a Barcelona y que no tiene coche ni le gusta volar, no necesitas ningún elemento psicológico para predecir con cierto grado de seguridad que irá en tren.

-Los grandes estrategas de la historia, como Alejandro, César o Napoleón, ¿no estaban empleando un análisis similar, aunque fuera por intuición?
-En algún aspecto, es posible. La gente hace muchas cosas por intuición que no pueden explicarse de una forma sistemática. La teoría de los juegos no modeliza los comportamientos intuitivos, aunque los grandes estrategas pudieron hacer razonamientos similares a los de esta disciplina. Nosotros tratamos simplemente de analizar las interacciones entre personas que tienen un determinado propósito en situaciones de conflicto y cooperación: qué es más razonable que hagan y cómo prevenir los pasos que van a dar.

-Supongo que existe una gran diferencia entre las situaciones en las que todos los jugadores pueden ganar o perder y aquellas otras donde la victoria de uno supone la derrota del otro...
-Claro. En este último caso lo llamamos juego de suma cero, porque lo que uno gana lo pierde exactamente otro u otros, pero no es el caso más usual.


-Aunque existen muchos juegos de este tipo, como el póquer, el ajedrez...
-Sí, pero no son el campo ideal de aplicación de la teoría, porque aquí se dividen los esfuerzos competitivos. En la vida real, estos casos suelen ser mucho más raros.

-¿No sería también la guerra un juego de suma cero?
-Muchas guerras acaban con la rendición incondicional de un contendiente, pero en otras, como ha ocurrido recientemente en Yugoslavia, es necesario llegar a un acuerdo en el que todos ceden algo y todos ganan mucho. La estrategia de la ofensiva croata del último verano permitió variar las posiciones de cada parte y propició el desarrollo de las negociaciones de paz.

-¿Se utilizó entonces la teoría?
-No lo sé, pero, desde luego, podría analizarse todo el proceso con modelizaciones procedentes de la teoría.

-¿De dónde viene el nombre de teoría de los juegos?
-Del primer artículo que se publicó sobre el tema, el de John von Neumann. Al principio, la teoría estudiaba estos juegos de suma cero, en los que uno sólo puede ganar lo que otro pierde. Así que el nombre es sólo histórico, como ocurre con tantos otros en ciencia. Algunas personas han propuesto que se cambie el nombre por algo así como teoría de decisiones interactivas.

-¿La teoría de los juegos ofrece soluciones ante un problema o es sólo una herramienta analítica?
-Es una herramienta para el análisis y, en algunos casos, puede dar ciertas recomendaciones sobre qué hacer en una situación concreta; pero esto es raro, porque las situaciones reales son demasiado complejas para modelizarlas completamente. No resulta fácil dar consejos prácticos.

-¿El campo de mayor aplicación se encuentra en la economía?
-Ha servido para analizar casos muy concretos, como las estrategias empresariales en una situación de oligopolio, la ruptura de un monopolio o la elección de inversiones.

-¿Usted cree que las empresas y los gobiernos utilizan realmente esta herramienta antes de tomar sus decisiones?
-Es difícil saberlo, porque los que lo hacen lo mantienen en secreto. No es algo de lo que las empresas hablen, porque sería dar pistas a los competidores sobre lo que uno piensa hacer. Además, todas las decisiones deben estar basadas en diferentes herramientas. Si el gobierno, por ejemplo, decide devaluar la moneda, deberá  considerar las reacciones que esto suscitará en los mercados y las medidas que tomarán las empresas y los demás gobiernos. La teoría de los juegos le ayudará a realizar este análisis, pero no le ofrecerá el porcentaje exacto de la devaluación.

-¿Y en ciencia qué aplicaciones tiene?
-En Estados Unidos hay una investigadora que está aplicando la teoría de los juegos en el estudio de la conducta agresiva de ciertas especies de arañas: cómo se muestra esta conducta en función de cada situación. (Ver el caso de las aves del paraíso en el Humor de Larry Gonick, páginas 145 y 146 de este mismo número.)

-También debe de ser importante en la ecología, dado que estudia las relaciones de equilibrio y desequilibrio, ¿no?
-Puede ser importante, hasta cierto punto, para comprender cómo se llega al equilibrio ecológico y la lucha de las especies que lo forman. Y esto incluye el estudio de la evolución biológica. Se estudia cómo los cambios ambientales condicionan la respuesta de una especie y las estrategias de supervivencia. Por ejemplo, la polinización de las flores por las abejas es una estrategia que funciona con tal éxito que ha condicionado la evolución de las especies con flores y de las abejas.

-¿Y se aplica en medicina?
-Se utiliza en las relaciones entre el médico y el paciente, aunque esto es más social que científico. El médico debe establecer una estrategia para convencer al paciente de la necesidad de seguir su tratamiento con exactitud. Los laboratorios tienen en cuenta esto y tratan de facilitar la ingestión de las pastillas modificando las dosis para que el tratamiento sea lo más sencillo posible para el paciente. También sirve para cuestiones de economía de la salud o del sistema sanitario, donde entran en juego muchos factores.

-De algún modo, todas las relaciones de nuestra vida cotidiana -en el trabajo, en la escuela, con el vecindario, en el matrimonio, etc. -son un juego en el que es posible  aplicar la teoría...
-Se podría pensar así.  El conocimiento de la teoría de los juegos le permite a uno profundizar en el entendimiento de las relaciones y prevenir las situaciones no deseadas. Pero no cabe decir que todo es objeto de la teoría de los juegos. Los dilemas y situaciones de la vida cotidiana no suelen ser tan complejos como para exigir modelizaciones matemáticas. Es cierto que se podría decir que todo es un juego, pero de la misma  manera que se puede afirmar que todo es física, que todo es química o que todo es economía.

Ignacio F. Bayo 

Esta entrevista fue publicada en mayo de1996, en el número 180 de MUY Interesante

 


Etiquetas: economíamatemáticas

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar