¿Qué fue la bola de fuego que cruzó Andalucía el 24 de febrero?

El pasado 24 de febrero, una impresionante bola cruzaba el cielo del sur peninsular. El acontecimiento fue grabado por la cámaras del Complejo Astronómico Calar Alto, en Almería. ¿Quieres volver a verlo?

La madrugada del pasado 24 de febrero se pudo contemplar en muchas localidades del sur de España el espectacular paso de una enorme bola de fuego que atravesaba el cielo. En algunos pueblos, como en Castro del Río (Córdoba), los vecinos se despertaron por el estruendo y el 112 se inundó de llamadas que preguntaban por el evento.

No, no era un ovni. Nada de fenómenos paranormales ni de ataques terroristas. Aquel increíble espectáculo nocturno se originó por el impacto de un meteoroide contra nuestra atmósfera, según han informado los expertos del Complejo Astronómico Calar Alto (CAHA), en Almería, cuyas cámaras grabaron el evento en su totalidad. “Este tipo de episodios son bastante más frecuentes de los que pensamos”, explica Jesús Aceituno, vicedirector del CAHA. "Se trataría de un fragmento de aproximadamente unos 400 kg de masa desprendido del asteroide 2013DF. Este asteroide tiene un diámetro similar al de un edificio de 15 plantas. Y el escenario más plausible implicaría que la roca se desprendió de este asteroide cuando éste se aproximó a la Tierra hace 3 años, el 27 de febrero de 2013", explica a Muy Interesante José María Madiedo, investigador de la Universidad de Huelva y responsable del análisis preliminar del evento. "Al desprenderse, la roca inició su camino en el Sistema Solar en una órbita ligeramente diferente a la de su asteroide progenitor, siguiendo así una trayectoria que la llevó a colisionar contra nuestro planeta el 24 de febrero a las 2:32 hora local peninsular".

En estos momentos, los expertos están analizando las imágenes captadas por el CAHA y por otros observatorios para obtener más detalles acerca de la trayectoria, la altura, el tiempo que tardó en desintegrarse, y todo tipo de características del meteoro en cuestión. "El análisis del fenómeno ha permitido determinar que una parte de la roca sobrevivió a su brusco impacto contra la atmósfera, de manera que una porción con una masa aproximada de 1 kg habría impactado contra el suelo en forma de meteorito. No obstante, lo más probable es que esa masa de 1 kg se haya fragmentado en múltiples trozos antes de llegar al suelo", nos indica Madiedo.

El equipo del Observatorio forma parte de un proyecto en colaboración con otras instituciones que se dedica precisamente a estudiar este tipo de objetos. “Son eventos que se producen habitualmente, y por ello disponemos de cámaras que apuntan constantemente al cielo en distintas direcciones”, recalca el vicedirector del CAHA. Sin ir más lejos, en la misma madrugada del 23 de febrero, una bola de fuego compitió con la luna llena por su protagonismo en el cielo, un espectáculo que pudo verse desde distintos puntos del país.

Si queremos presenciar más acontecimientos de este tipo, tendremos que estar atentos al cielo las próximas semanas. "Siempre que la meteorología lo permita, podremos contemplar brillantes bolas de fuego", explica Madiedo. "Por ejemplo, estarán activas un conjunto de lluvias de estrellas conocidas como 'Virgínidas', que suelen dar lugar a bólidos muy brillantes".

Etiquetas: Asteroidesastronomíaciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar