¿Qué es esta voluminosa nube en Marte?

El planeta rojo tiene desconcertados a los científicos por un extraño fenómeno al que no podemos dar aún respuesta. Todo comenzó en 2012 cuando un grupo de astrónomos aficionados consiguió con sus telescopios y cámaras de alta resolución, captar unas imágenes con unos extraños penachos de nubes emergiendo en el borde del disco de Marte. Desde entonces, la aparición de estas enormes nubes en el amanecer de Marte sigue siendo un misterio.

 

El tamaño de esta misteriosa e inexplicable nube es también muy llamativo: más de 200 kilómetros de altura y unos 500 kilómetros de extensión horizontal. Nunca antes se habían visto cifras tan destacadas. Como mucho, las finas capas de nubes habían superado en una ocasión los 100 kilómetros; pero estos datos son exacerbados y preocupa por el hecho de que pueda suponer un riesgo para futuras misiones en órbita baja en Marte o incluso el proyecto Mars One previsto para lanzar en 2025 un primer equipo de humanos en Marte con la intención de vivir permanentemente en nuestro vecino planeta.

 

El análisis de una selección de las imágenes más detalladas por parte de un equipo de la Universidad del País Vasco (España) ha determinado que este penacho apareció en la región marciana de Terra Cimmeria, en las latitudes medias del hemisferio Sur, y ha permitido trazar su visibilidad determinando también su brillo en diferentes longitudes de onda.

 

Con estos datos, “hemos explorado dos posibles escenarios para interpretar el fenómeno: podría tratarse bien de una nube, bien de una emisión auroral”, indica Agustín Sánchez-Lavega, coautor del estudio que publica la revista Nature.

 

Si se trata de una nube, estaría formada por cristalitos de 0,1 micras de tamaño (una diezmilésima de milímetro) pero, para que se pudieran formar cristalitos de agua a 200 kms de altura la temperatura debería bajar más de 50 grados respecto a nuestros modelos actuales sobre Marte. La otra opción es que el penacho sea producto de una emisión luminosa; sin embargo, esto implicaría una emisión unas 1.000 veces más potente que la de las auroras terrestres, algo que es aparentemente inviable. Así que, por el momento, la voluminosa nube de Marte sigue siendo un enigma.

 

Etiquetas: Marteastronomíaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar