Presentan la imagen más detallada jamás vista del universo lejano

Gracias a nuevas observaciones del moderno telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) de Chile, podemos observar la imagen de una galaxia lejana (cuando el universo tenía tan sólo un 15% de su edad actual, unos 2.400 millones de años después del Big Bang) vista a través de una lente gravitatoria con un nivel de detalle extraordinario.

 

La imagen en cuestión muestra una vista ampliada de las regiones de formación estelar de la galaxia objeto del estudio de ALMA, SDP.81 cuya luz es víctima de un efecto cósmico conocido como lente gravitacional: la galaxia localizaba entre ALMA y SDP.81 actúa como una lupa deformando la luz de la galaxia más lejana y formando el fantástico fenómeno astronómico de distorsión armónica que conocemos como anillo de Einstein (de hecho, las lentes gravitacionales fueron predichas por Albert Einstein dentro de su teoría de la relatividad general, afirmando que los objetos doblan el espacio y el tiempo).

 

ALMA, un solo telescopio de diseño revolucionario, compuesto por 66 antenas de alta precisión ubicadas en el llano de Chajnantor, a 5000 metros de altitud en el norte de Chile, ha actuado como un interferómetro, esto es, gracias a la sincronización de todas sus antenas, ha recogido la luz como si de un gigantesco telescopio virtual se tratara, produciendo finalmente estas nuevas imágenes con una resolución hasta 6 veces mayor que las captadas por el propio telescopio Hubble de la NASA/ESA.

 

Los expertos, utilizando la información espectral recopilada por ALMA, han descubierto detalles sobre su estructura, contenido, movimiento y otras características físicas. Por ejemplo, el interior de SDP.81 revela repositorios gigantes de gas molecular frío y probablemente inestable (allí donde nacen las estrellas y los planetas) con cúmulos de hasta 100 años-luz, como si de versiones gigantes de la nebulosa de Orión generando miles de estrellas nuevas se tratara.

 

“La imagen de la galaxia, reconstruida a partir de datos de ALMA, es espectacular. La enorme superficie colectora de ALMA, la gran separación de sus antenas y la atmósfera estable sobre el desierto de Atacama nos permiten obtener imágenes y espectros con un nivel de detalle exquisito. Eso significa que obtenemos observaciones muy sensibles, así como información acerca de cómo avanzan las diferentes partes de la galaxia. Podemos ver cómo galaxias que se encuentran al otro extremo del universo se fusionan y crean un gran número de estrellas. ¡Este es el tipo de cosas que me apasionan de mi trabajo!”, explica entusiasmado Rob Ivison, Director de Ciencia de ESO.

 

Otra de las conclusiones de los astrónomos es que también existe un agujero negro supermasivo ubicado en el centro de la galaxia con más de 200–300 millones de veces la masa del Sol.

Etiquetas: Universoastronomía

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar