Así se extraen y limpian los fósiles

Estamos acostumbrados a verlos sin restos de roca alrededor y expuestos en vitrinas perfectamente acomodados, pero el proceso de extracción y limpieza de los restos fósiles es muy duro y tedioso. Te explicamos cómo lo hacen los investigadores.

La mayoría de los restos fósiles se encuentran por casualidad, normalmente en la construcción de carreteras y edificios, aunque existen algunas zonas donde los investigadores saben que es más probable encontrar restos. Una vez se encuentra el fósil, en el mismo lugar donde se halla, se elimina la capa superior de roca y piedras que lo recubre intentando delimitar el tamaño de la pieza. Posteriormente se cavan varias zanjas alrededor, a una distancia prudencial del mismo, para conseguir extraer la pieza entera.

Como nos explicaba Felipe Malavet, uno de los especialistas de Centro de Investigaciones Paleontológicas de la Villa de Leyva, en Colombia, durante la Ruta BBVA 2015, “si intentamos sacar el fósil directamente sin una capa de roca que lo recubra podríamos dañarlo, sería peligroso”.

Tras la extracción se cubre toda la pieza con yeso, igual que el que se utiliza en los hospitales para inmovilizar huesos rotos. De esta manera se pretende evitar que cualquier golpe pueda dañar el fósil, pues aunque son “rocas”, se trata de restos realmente delicados.

Una vez transportado al laboratorio se quita la capa superior del yeso  y comienza la preparación mecánica del fósil. Para limpiar al máximo la pieza los paleontólogos utilizan un aparato similar a las fresas que usan los odontólogos que, gracias a una pequeña vibración y aire, consigue separar los trozos de roca sobrante que recubren la pieza. “Para evitar dañarla se acercan a unos 3-4 milímetros del borde fósil”, nos explica Malavet.

Una vez finalizada la preparación mecánica los investigadores deben limpiarla todavía más para  conseguir dejar completamente limpio el resto paleontológico.  Para ello lo primero que hacen es aplicar un químico protector (el B 72) a la parte que está expuesta para evitar el deterioro que les pudieran causar los ácidos. Posteriormente se sumerge la pieza en soluciones químicas específicas y controladas para conseguir eliminar esa pequeña costra de tierra y roca de no más de 5 milímetros.

Una  vez limpia, los científicos estudian a fondo el material identificando tanto la especie a la que pertenecieron dichos restos, como las distintas partes del mismo, su tamaño, etcétera.

Todo este proceso es un laborioso trabajo manual que puede llevar a los científicos de semanas hasta meses o incluso años dependiendo del tamaño de la pieza. Y es además una tarea importantísima en la investigación y la conservación de los restos fósiles.

Fotografía: Ruta BBVA

Etiquetas: cienciacuriosidadesinvestigaciónpaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar