Nuestros antepasados fabricaban colchones con repelentes de insectos

camas-sudrafricaLos humanos primitivos de Sudáfrica ya fabricaban colchones a base de hierbas y plantas medicinales hace 77.000 años, según un estudio realizado por un equipo internacional de científicos dirigido por el profesor Lyn Wadley, de la Universidad de Witwatersrand (Johannesburgo).

Los restos de lecho vegetal fueron descubiertos en las excavaciones del refugio de piedra de Sibudu, en la provincia de KwaZulu-Natal, y son aproximadamente 50.000 años más antiguos que otros ejemplos conocidos, por lo que coinciden con otros comportamientos que introdujo el hombre moderno en su vida cotidiana, como el uso de cuentas de concha y tecnología de piedra. Los expertos destacan que modificar el espacio vital del hábitat, incluyendo el entorno del dormitorio, es un aspecto importante del comportamiento y la cultura humana por lo que estos hallazgos aportan información "fascinante" sobre los primeros humanos modernos en el sur de África.

El profesor Wadley y su equipo encontraron en 1998 durante las excavaciones en el yacimiento una veta con al menos 15 capas diferentes que contenían restos de lechos vegetales. Los científicos confirmaron que se trataba de bandas compactadas de hierba y otro tipo de plantas que podrían haber utilizado los pobladores para protegerse de los mosquitos y otros insectos. Varios de los restos de plantas fosilizados que encontraron fueron identificados como pertenecientes a la familia de los laureles, que suelen ser utilizadas en la medicina tradicional. En concreto, la botánica Marion Bamford, de la Universidad de Witwatersrand y miembro del equipo, identificó restos de la especie Cryptocarya woodii, cuyas hojas trituradas emiten rastros de químicos que tienen propiedades repelentes a los insectos.

"La selección de esas hojas para la fabricación del colchón apunta a que los primeros habitantes de Sibudu tuvieron un conocimiento cercano de las plantas que rodeaban su refugio y su uso medicinal", apunta Wadley. Los investigadores, que han dado a conocer sus conclusiones en la revista Science, creen que los pobladores del refugio recolectaron las semillas y plantas alrededor del río Thongathi y usaban el lecho de plantas no sólo para dormir sino también para trabajar sobre él.

Análisis con el microscopio revelaron, además, que en torno a 73.000 años atrás los seres humanos comenzaron a quemar las camas periódicamente, "probablemente como una forma de deshacerse de plagas", apunta Christopher Miller, profesor de geoarqueología de la Universidad de Tübingen (Alemania). Esto es algo que, según explicó, podrían hacer para preparar el sitio para nuevos ocupantes y que representa un nuevo concepto en el uso del fuego para el mantenimiento y la ocupación de un lugar.

Etiquetas: mosquitosprehistoria

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar