MuyTV: Experimentos con una botella

Si hay algo que pasa desapercibido es el aire. Solo somos consciente de que existe los días de viento o cuando nos quedamos sin resuello. Sin embargo, su efecto es bien conocido desde antiguo. Empédocles demostró que el aire ejerce una presión mensurable con una clepsidra o reloj de agua. En nuestro primer experimento se muestra que las botellas nunca están vacías, sino llenas de aire. No hay forma más simple de demostrar su existencia.

En el segundo experimento recreamos lo que es la niebla. Para que esto suceda las diminutas gotitas que hay dentro de la botella tras agitarlas se arraciman formando esa nebulosidad característica. ¿Por qué? La cerilla que hemos introducido proporciona los llamados puntos de nucleación, diminutas partículas (en este caso proporcionadas por el humo) alrededor de las cuales se agrupan esas pequeñísimas gotitas: así tenemos la niebla.

Este es el principio en el cual se basa, por ejemplo, la cámara de niebla, uno de los primeros dispositivos que emplearon los físicos para detectar el paso de las partículas subatómicas, como sucedió en 1932 con la primera detección de la antipartícula del electrón, el positrón, por el norteamericano Carl D. Anderson.

Etiquetas: física

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar