Megafauna, demasiado grande para sobrevivir

El inmenso tamaño de los mamuts y otros grandes animales que desaparecieron hace unos 12.000 años pudo precipitar su extinción.

Los paleontólogos llevan décadas debatiendo sobre las causas que propiciaron la extinción de la megafauna a finales del Pleistoceno, entre hace 40.000 y 12.000 años. En esa categoría se suelen incluir grandes animales terrestres ya desaparecidos, como el mamut, los ciervos del género Megaloceros, los rinocerontes lanudos o los mastodontes. No obstante, también aglutinaría algunas especies que aún sobreviven hoy, como los elefantes.

Algunos expertos sostienen que esos enormes animales fueron exterminados por nuestros ancestros; otros, que se esfumaron como consecuencia de algún cataclismo o quizá debido a un cambio climático. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de la República, en Uruguay, profundiza en esta última posibilidad y sugiere que uno de los factores que pudieron contribuir a todo ello fue la gran talla de estas criaturas.

En un estudio publicado en la revista Biology Letters, los ecólogos Angel Segura y Matías Arim y el paleontólogo Richard Fariña analizan cómo habría influido en la megafauna la disponibilidad de alimento durante la última glaciación, especialmente en América, donde han centrado su investigación. Estos expertos han comparado las necesidades nutricionales de estos animales y los recursos presentes antes y después de que se extinguieran y han valorado hasta qué punto eran vulnerables las distintas especies a los depredadores. De esa forma, pudieron determinar que las más grandes eran, a su vez, las que peor se adaptaban a los cambios en la dieta.

En el caso de los mamuts, por ejemplo, los carnívoros podrían haber representado una amenaza menor. Pero una alteración en el clima habría reducido notablemente su fuente de alimento –un elefante consume más de 200 kilos de comida al día; los mamuts probablemente necesitarían más–, lo que precipitaría su declive. Con el tiempo sería cada vez más difícil encontrar el suficiente para sobrevivir.

Imagen: Flying Puffin vía Wikimedia / CC

Etiquetas: animalescambio climáticopaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar