Matroshka, el astronauta artificial

Matroshka, el astronauta artificialAntes de enviar un nuevo equipo de astronautas a la Luna, la NASA y la ESA tienen un asunto delicado que resolver: aprender a proteger a los exploradores espaciales de las llamaradas solares. En efecto, nuestro satélite está totalmente expuesto a las tormentas solares. "No tiene ni atmósfera ni campo magnético para desviar la radiación", explica el físico solar David Hathaway, del Centro de Vuelo Espacial Marshall. "Los protones precipitados hacia la Luna simplemente golpean el suelo, o a cualquiera que estuviese caminando en el exterior".

La radiación se mide en rem. Un rem es la dosis de radiación que causa el mismo daño al tejido humano que 1 roentgen de rayos X. La exposición a 50 rem de radiación ionizante puede ponernos enfermos, con síntomas como vómitos, fatiga y poca cantidad de hematíes. Para morir por radiación, sin embargo, es precioso absorber de manera inmediata (es decir, en una sola exposición) 300 rem o más. Y esas dosis son peligrosamente frecuentes durante las tormentas solares.

Para averiguar cómo afectan las llamaradas procedentes del Sol a nuestro organismo, en la Agencia Espacial Europea (ESA) cuentan con Matroshka, un torso humano artificial a tamaño real. Está hecho de hueso natural y un plástico especial que imita la densidad de los órganos y tejidos del cuerpo humano. Además, en su estómago y en su médula ósea se han colocado células sanguíneas vivas. De este modo los científicos pueden estudiar cuánto sufre el ADN cuando es "atacado" por la radiación, si el daño es irreparable, y si puede conducir a la célula a la autodestrucción o, lo que es aún más peligroso, a perder el control y convertirse en cancerosa (leucemia).

Lo mejor es que, por mucho que se exponga a Matroshka a las llamaradas solares, basta con una transfusión y un par de reparaciones para que el astronauta artificial siga gozando de una salud de hierro. De momento ya ha viajado a la Estación Espacial Internacional (ISS). Y ahora, con su ayuda, probarán distintos trajes espaciales y medidas de seguridad para aplicarlas a los futuros exploradores de carne y hueso que se preparan para visitar la Luna y Marte.

mathroska2
La instalación completa de Matroshka está compuesta de varias capas distintas, de ahí que lleve el nombre de las famosas muñecas rusas.

Etiquetas: astronautassalud

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar