Los tibetanos se adaptaron a la altura por sus genes denisovanos

Diversas adaptaciones evolutivas han permitido a los tibetanos vivir a grandes alturas sin sufrir el mal de montaña. Lhasa, la capital, está situada a 3.650 metros sobre el nivel del mar, pero la altitud media de la región supera los 4.000 metros y hay localidades que pasan de 5.000, como Wenzhuan, ubicada a 5.100 metros sobre el mar junto a las montañas Dangla.

 

Los científicos llevan tiempo investigando las claves de esa capacidad para vivir en condiciones de hipoxia, en que el cuerpo se ve privado del suministro de oxígeno necesario. 

 

Pues bien, un reciente estudio del Instituto de Genómica de Pekín (BGI, por sus siglas en inglés) junto a la Universidad de California, publicado en la revista Nature, demuestra que el secreto proviene seguramente del cruce de genes de los antiguos habitantes del Tíbet con ADN de individuos denisovanos, una especie extinta de homínidos que habitaron Asia hace entre un millón y 40.000 años.

 

El gen EPAS1 se conoce como el de la hipoxia porque sus mutaciones se asocian con diferencias en la concentración de hemoglobina en sangre y se sabe que ciertas variantes de este gen protegen a los habitantes del mal de montaña. En el citado estudio, los investigadores resecuenciaron la región de ADN alrededor de EPAS1 en 40 tibetanos y 40 individuos de la etnia Han procedentes de otras regiones de China.

 


El resultado es que el gen en los tibetanos posee una constitución que solo se ha observado en el genoma de los denisovanos extintos y no en otras poblaciones actuales del mundo, a excepción de algunos individuos de poblaciones de chinos Han del sur y un único individuo de la etnia Han de Pekín.

 

El flujo de genes denisovanos a los tibetanos pudo facilitarles su adaptación a los duros ambientes de la alta montaña. Anteriormente los científicos ya habían encontrado pruebas de mezcla con desinovanos en todo el sudeste de Asia así como en Melanesia.

 

Teniendo en cuenta estos hallazgos, los investigadores sugieren que los antepasados de los tibetanos debieron haberse cruzado con los denisovanos, lo que podría explicar la presencia de su tipo genético fuera de Melanesia.

 

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar