Los mamíferos plantaron cara a los dinosaurios

En contra de lo que se creía hasta ahora, los mamíferos vivieron una auténtica edad de oro 20 millones de años antes de que los dinosaurios se extinguieran.

También te puede interesar: Un fósil revela la evolución del pelo en los mamíferos

Los primeros mamíferos aparecieron a finales del Triásico, hace algo más de 200 millones de años, pero permanecieron a la sombra de los dinosaurios hasta que estos desaparecieron durante la extinción masiva del Cretácico-Terciario, hace unos 66 millones de años. Así, al menos, lo ha venido sosteniendo hasta ahora la hipótesis más extendida entre los paleontólogos sobre la evolución de los mamíferos primitivos. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B apunta que, en realidad, estos animales se encontraban en plena forma 20 millones de años antes de que se esfumaran los dinosaurios. Tanto, que a pesar de la presencia de estos comenzaron a diversificarse de forma masiva y a colonizar todo tipo de nichos ecológicos.

El caso es que, durante mucho tiempo, los fósiles que se han ido encontrando sugerían lo contrario: parecía que aquellos mamíferos no eran muy distintos entre sí; eran pequeños, parecidos en cierto modo a las ardillas o a algunos roedores e insectívoros. Pero en los últimos años se han encontrado especímenes muy variados, alguno incluso de un metro de largo, como el Repenomamus giganticus, que podía nutrirse de pequeños dinosaurios.

La alimentación puso en la precisamente en la pista a David Grossnickle, un biólogo evolutivo del Museo Field de Historia Natural, en Chicago, que ha coordinado el ensayo, y a sus colaboradores. Tras estudiar los molares de cientos de mamíferos primitivos averiguaron que su forma era muy diferente entre sí, un indicio de que su dieta era, igualmente, distinta.

Para Grossnickle no solo fue una sorpresa descubrir la gran diversidad de mamíferos que convivieron con los dinosaurios, sino que, en contra de lo que se creía, la desaparición de estos no propició que los primeros dominaran el entorno. No, al menos, inmediatamente. “Esperábamos que los mamíferos se diversificarían aún más justo después de la extinción masiva que se dio en aquella época, pero, en realidad, parece que también sufrieron profundamente sus efectos”, indica Grossnickle. En general, aquellos que seguían una dieta más especializada perecieron, pero los que podían optar por diferentes alimentos sobrevivieron.

No obstante, aún se desconoce qué impulsó la diversificación de los mamíferos en plena era de los dinosaurios. “No podemos estar seguros, pero casi al mismo tiempo se produjo un fenómeno parecido con las plantas con flores, por lo que podría haber habido más semillas y frutos disponibles y, también, más insectos que sirvieran de alimento a los mamíferos primitivos”, señala Grossnickle.

Imagen: Nobu Tamura / GNU

Etiquetas: animalesevoluciónpaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar